En una Roma blindada, Alberto Fernández espera su cita con la titular del FMI

0
116
en-una-roma-blindada,-alberto-fernandez-espera-su-cita-con-la-titular-del-fmi

El presidente Alberto Fernández aterrizó este viernes en una Roma que, en las antípodas de la “ciudad abierta” de la película de Rosselini, es una ciudad cerrada.

Anfitriona de la cumbre de líderes del G-20, que debatirán aquí durante el fin de semana, la capital italiana se convirtió este viernes en un enjambre de embotellamientos y malhumor para vecinos y turistas.

Los cortes de calles, la suspensión del servicio de transporte público en el centro y el cierre de las catorce estaciones de subte más taquilleras para visitar los íconos de la ciudad fueron el paisaje en el que Roma comenzó a recibir a los mandatarios que, durante esta cita anual, tratarán de acordar políticas de cara a la recuperación económica post pandemia, a la situación en Afganistán y al calentamiento global.

El Presidente, junto a la primera dama, Fabiola Yañez, y al resto de su comitiva, llegó a Roma por la tarde, bajo un cielo gris aunque la temperatura es casi primaveral.

Esta vez no se reunirá con el papa Francisco. El Vaticano confirmó que el presidente no solicitó audiencia con el Santo Padre, algo que sí habrían hecho el canciller Santiago Cafiero, el secretario de Asuntos Estratégicos, Gustavo Béliz, y el jefe de Asesores, Juan Manuel Olmos. Pero no tendrán suerte ya que Francisco no recibe, por reglas internas del Vaticano, a funcionarios en campaña electoral.

Alberto no logrará así la foto con Bergoglio que sí consiguió este viernes el presidente de Estados Unidos, Joe Biden.

Con una comitiva de cinco cuadras de autos, tanquetas y combis negros ─numerosos de ellos blindados─, Biden cruzó la Via della Conciliazione a mediodía para su audiencia con el papa que, se supo, se negó a que un periodista presenciara el encuentro, tal como solicitaba el presidente estadounidense.

Una hora antes de que Alberto Fernández aterrizara en Roma, lo hizo la titular del Fondo Monetario Internacional, Kristalina Georgieva.

Se aloja en el Grand Hotel Palace, sobre la pituca Via Veneto, pegadito al Baglioni Regina Margherita, donde dormirá Alberto Fernández mientras dure el G-20.

A pesar de estar en hoteles vecinos, el encuentro que el presidente tendrá con Georgieva será este sábado, a la hora de la merienda -las cinco de la tarde-, en la embajada argentina en Roma.

Faltaba poco para las seis cuando Fernández y la primera dama llegaron al hotel. “Estás flaquita”, bromeó Jorge Argüello, embajador argentino en Estados Unidos y sherpa en este encuentro internacional, al abrazar a Fabiola, embarazada del primer hijo que tendrá con el presidente y que está previsto que nazca en abril del año que viene.

Esperaban a Fernández en el hotel el ministro de Economía, Martín Guzmán –quien había llegado al Baglioni unos 40 minutos antes que el presidente- y el secretario Beliz.

La pareja presidencial se aloja en una habitación Art Decó decorada con lámparas moldeadas con vidrio de Murano del cuarto piso del hotel donde, en esta época del año, una doble cuesta 800 euros.

Y aunque queda a 10 minutos de Piazza di Spagna y la agenda oficial de Alberto no tiene nada previsto para el resto de este viernes, Fernández no pensaba salir del hotel. Decisión acertada teniendo en cuenta que Roma está blindada por las medidas de seguridad del G-20 y ni siquiera se puede llegar hasta la Fontana di Trevi, donde Anita Ekberg enloqueció a Marcello Mastroianni en La dolce vita. “Este fin de semana, lo mejor va a ser quedarse en casa y no salir, como cuando estábamos en cuarentena”, se lamentaba una vecina de la fuente.

Alberto Fernández cenará aquí y repasará con Guzmán el documento que presentará el domingo en la cumbre.

Marina Artusa Roma. Enviada especial

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA