A dos meses del escándalo, la docente K no tuvo ninguna sanción y podría volver a dar clases

0
194
a-dos-meses-del-escandalo,-la-docente-k-no-tuvo-ninguna-sancion-y-podria-volver-a-dar-clases

Sin matices, no hay lugar para posturas intermedias: “Si vuelve a la escuela, yo me voy. No podría seguir siendo su alumno”. La sentencia es de Jeremías (15), el adolescente increpado por su profesora de Historia, en medio de una clase donde hablaban sobre la gestión del ex presidente Mauricio Macri

A los gritos, desencajada en la exposición de sus argumentos, la docente de la escuela Técnica Nº 2 de La Matanza, Laura Radetich (59), bramó en medio de la clase: “¿Qué te creés, que porque tiene ojitos celestes no va a robar? ¡Te robó el futuro!”. Hablaban de las diferencias entre Macri y la ex presidenta y actual vice de la Nación, Cristina Fernández.

Hubo más. Y con el agravante de que la estaban filmando y el video se viralizó: “Perdió, gracias a Dios perdió. Perdió porque atacó al pueblo y se llevó la tarasca él y sus amigos ¿Entendés o no? ¿Pensás que el pueblo es boludo?”, insistió la docente ante una pregunta de Jeremías, en esa jornada de mediados de agosto, cuando los chicos comenzaban a volver a las aulas después de las interrupciones por la pandemia de Covid-19

Laura Radetich, la docente kirchnerista de La Matanza que increpó a un alumno.

Pero, ¿por qué ahora Jeremías plantea ante la pregunta de Clarín, que la disyuntiva es “ella o yo”?

Ocurre que, aunque Radetich dejó de dictar Historia en la técnica “Eva Duarte” de Ciudad Evita, no hubo sanciones disciplinarias por su actitud violenta frente a los estudiantes. Y por eso podría volver cuando se termine la licencia por enfermedad. Cuando consiga el alta del médico que la atiende.

Un laborioso entretejido de cobertura institucional y política protegió de posibles sanciones a la educadora que mantuvo la violenta discusión. Ese entramado administrativo avalado por la Dirección General de Escuelas bonaerenses evitó que la agente fuera suspendida, cesanteada o exonerada de su función.

Según pudo averiguar Clarín, Radetich está alejada de las tareas por una licencia prevista en el artículo 114, inciso H del Estatuto del Docente. O sea, un permiso para ausentarse en su puesto laboral por razones de salud. El beneficio habilita el cobro completo del sueldo. Y podría volver cuando el médico que la atiende considere que está recuperada.

Viral. Una imagen del video de la docente que expuso el adoctrinamiento.

En medio del escándalo por la difusión del video, las autoridades provinciales anunciaron su “desvinculación” de la actividad. No fueron muy precisos. De acuerdo con fuentes del área, la “profesora militante” en esa oportunidad quedo fuera del aula por una “citación de autoridad competente”.

O sea: el área de inspección la convocó a la Jefatura Distrital de Inspección de La Matanza, en Pueyrredón al 2200 de Ramos Mejía. Esa dependencia está a cargo de Jorge Gómez. Se inició una “investigación simple” por un episodio que puso en riesgo la integridad de los alumnos. Uno de los motivos por los que el personal docente puede ser sancionado.

Jeremías, el alumno que discutió con Radetich. Dice que deja la escuela si ella vuelve.

Intervinieron tres inspectores: uno de Secundaria, uno de Psicología y uno de Nivel Inicial. Radetich tuvo que hacer un descargo. A ese trámite fue acompañada por Alejandro “Chino” Schvartzman, dirigente gremial de la agrupación “La Néstor Carlos”.

“No fue separada. Está con licencia. Nos trataron bien”, escribió en sus redes este militante, quien entonces era también inspector de la Dirección de Escuelas.

El expediente quedó suspendido en ese punto. El área legal del ministerio debía resolver si iniciaba un “presumario”, con número de expediente, intervención de abogados y apertura de presentación de pruebas. O si el caso quedaba en esa instancia y Radetich volvía a su casa con una licencia por enfermedad. Pasó esto último.

La Dirección General de Escuelas no informó sobre el estado de situación de la causa. El gremio al que está afiliada (Suteba) tampoco quiso dar detalles. “La docente fue sometida a un escarnio público vergonzoso. No nos vamos a seguir sumando a este castigo social”, dijo a Clarín Romina del Pla, secretaria de la filial La Matanza de ese sindicato.

Una agrupación de educadores de La Matanza, que conduce Gustavo López, emitió un documento de respaldo. “Nuestra solidaridad con los trabajadores que promueven el debate y construcción democrática del conocimiento”.

La actividad en la Técnica 2 de Ciudad Evita modificó algunas normas de comportamiento luego del escándalo por el video que trepó hasta la cima política. El Presidente Alberto Fernández avaló la conducta de la profesora: “Que haya tenido ese debate es formidable. Es un debate que abre las cabezas de los alumnos, es una forma de invitar a discutir, a pensar y de abrir la cabeza de la gente”, dijo en una nota periodística.

Una marcha de estudiantes a la Quinta de Olivos, a principios de septiembre, para protestar por el respaldo del Presidente a la profesora. Foto Marcelo Carroll

Hubo otras manifestaciones públicas a favor de la educadora. En Facebook se creó el grupo “Todos con Laura Radetich”, que pretende “apoyar a la docente que propone un debate abierto, apasionado, fundamentado con su alumno, a quien se pretende sancionar. Buscamos ideas para que no se censuren las formas de debatir en las aulas. Único modo de contrarrestar el discurso ejemonico (sic)”.

“Ahora los docentes son más respetuosos y cuidadosos”, reconoció Jeremías, en charla con este diario. “Al poco tiempo nos habilitaron a elegir delegados en las aulas para plantear ante las autoridades todo tipo de problemas con los profes”, agregó.

El director de la Técnica 2, Hugo Such, mantuvo un cerrado silencio sobre el conflicto. “Todos buscaron proteger a Radetich”, especuló un directivo docente de Matanza.

La profesora acusada de adoctrinar a sus estudiantes trabajó en el Congreso de la Nación, en la Universidad de Buenos Aires y en colegios de la ciudad de Buenos Aires –renunció en 2012. Además de su cargo en Ciudad Evita, se desempeña también en el Instituto Superior de Formación Docente y Técnica Nº46 “2 de Abril”, donde es jefa del área de Historia y Geografía y capacita a futuros educadores.

Tampoco asiste a ese destino laboral por la misma licencia, según pudo averiguar este diario.

Entre las decisiones que avaló el director de la Técnica 2, Hugo Such, está la “retención temporaria” de los celulares mientras se dictan las clases. Buscan evitar nuevas viralizaciones de situaciones críticas.

En la escuela “Eva Perón” concurren poco más de 700 adolescentes de entre 12 y 18 años. Tienen impregnado, como todos los “centennials”, la tecnología y las redes su ADN. Los directivos no pueden sostener otra crisis por una acción irregular de un docente. Resultaría demasiado compleja otra cobertura legal como la que asumieron con el caso de Laura Radetich.

La Plata (Corresponsalía)

AS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA