Declaró el femicida que se cree gato en Mendoza: “No maté a nadie, mi madre está viva y me habla todas las noches”

0
115
declaro-el-femicida-que-se-cree-gato-en-mendoza:-“no-mate-a-nadie,-mi-madre-esta-viva-y-me-habla-todas-las-noches”

El israelí Gilad Pereg, acusado por el doble femicidio de su madre y su tía en la localidad de Guaymallén, Mendoza, aseguró este martes que su madre le “habla todas las noches”, que cree que “está viva” y que “la fiscalía y la policía ocultaron los cuerpos” en su terreno.

No maté a nadie. Me culpan porque vivo de forma rara, precaria, de forma no común como la de ustedes”, dijo el acusado ante el jurado popular que lo juzga por doble homicidio, en lo que es su primera declaración judicial desde que fue detenido en 2019.

Según informaron, Pereg decidió hablar por voluntad propia y someterse a las preguntas de sus abogados, las cuales respondió con evidentes dificultades para pronunciar las palabras y armar frases.

El israelí Gilad Pereg declaró en el juicio en su contra por el doble femicidio de su tía y su madre en Mendoza. Foto: Prensa Poder Judicial de Mendoza

La jornada no fue transmitida en vivo dado que tanto la fiscalía, como la querella y la defensa no lo autorizaron. En este marco, los periodistas la vieron desde la Sala de Debate o desde la Sala de Prensa.

Acerca de lo sucedido, el acusado afirmó: “Cuando me detuvieron justo encontraron supuestamente los cuerpos. En los allanamientos no encontraron nada. Han secuestrado a mi madre y a mi tía. Mi madre me ve todas las noches y me habla. Me dice que está secuestrada y pide que vaya a salvarla”, dijo.

En este sentido, acusó a la policía de haber plantado los cuerpos hallados en su terreno y afirmó que él nunca vio ningún cadáver. “No sé dónde están. Yo jamás vi un cuerpo. La Policía y la Fiscalía plantaron los cuerpos”, confirmó en el Polo Judicial.

Si bien se trata de la primera vez que presta declaración, el imputado venía siguiendo todo el proceso del juicio atentamente, pero en una sala aparte. La decisión de aislarlo se dio luego de que el primer día no parara de maullar insistentemente.

El israelí Gilad Pereg declaró en el juicio en su contra por el doble femicidio de su tía y su madre en Mendoza. Foto: Prensa Poder Judicial de Mendoza

En sus dichos de este martes, describió cómo vivía en su hogar auto-percibiéndose como gato, un motivo por el cual aún se debate su inimputabilidad: la defensa sostiene que debe cumplir su condena en un psiquiátrico y la fiscalía sostiene que puede ser imputado, cumpliendo condena de prisión perpetua.

“Por tiempo límite yo puedo ser como una criatura de dos patas y ser como humanos, pero en mi casa vivía como gato 100%. Cuando me ponía la máscara en la cara y actuaba como persona me costaba mucho. Podía estar así como cinco o seis horas”, explicó el israelí.

El israelí Gilad Pereg declaró en el juicio en su contra por el doble femicidio de su tía y su madre en Mendoza. Foto: Prensa Poder Judicial de Mendoza

Y agregó sobre su pasado: “He vivido en una burbuja cerrada. Después de que abrí los ojos en la Universidad fui al Ejército, vi lo malo que hacen y no pude aguantar. Ahí estuve ocho meses encerrado en la habitación de la casa, hasta que decidí convertirme en un gato. Andaba desnudo por la calle y marcaba territorio. Perdí el control de mi cuerpo entonces hablé con mi madre y decidí escapar”.

También señaló que cuando llegó a Argentina “tenía un grupo de criaturas de dos patas” que lo ayudaban porque estaba solo.

Finalmente, aseguró que no puede vivir en este mundo porque no se puede relacionar con nadie más que con su mamá y su abuelo. “Tengo paranoia. No puedo aceptar este mundo porque es muy feo. No quiero saber nada”, concluyó.

Este miércoles, el jurado popular compuesto por 12 ciudadanos mendocinos definirá si se lo declara culpable.

DD

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA