Qué es la histerectomía, la cirugía que le harán a Cristina Kirchner este jueves en el Sanatorio Otamendi

0
148
que-es-la-histerectomia,-la-cirugia-que-le-haran-a-cristina-kirchner-este-jueves-en-el-sanatorio-otamendi

La histerectomía -intervención que se le realizará a Cristina Kirchner– es la cirugía de remoción del útero. Se puede recomendar por diferentes razones.

Según explica Carolina Maya, ginecóloga del Hospital Universitario Austral, algunas de las indicaciones más frecuentes son “experimentar sangrados uterinos persistentes con mala respuesta al tratamiento hormonal o a la ablación endometrial”.

Y también, enumera, “tener hemorragia grave post parto/cesárea, miomas uterinos sintomáticos, prolapso uterino, lesiones premalignas de cuello uterino o endometrio, o tumores malignos de cuello, útero, trompas u ovario”.

Puede aconsejarse esta intervención en diferentes momentos de la vida de la mujer. “Por ejemplo, en menores de 30 años la indicación más recurrente es la histerectomía puerperal por hemorragia postparto o cesárea”.

En cambio, “en pacientes premenopáusicas puede relacionarse con menstruaciones abundantes luego de haber tenido miomas mientras que en pacientes postmenopáusicas habitualmente se realiza como parte de algún tratamiento oncológico ginecológico“, señala Maya.

“Un factor a tener en cuenta a la hora de preservar el útero ante estas patologías es la edad de la paciente y su deseo de fertilidad”, explica Maya en un artículo publicado en la web del Hospital Austral y agrega que esta remoción puede ser total o parcial ya que en algunos casos se decide conservar el cuello uterino.

Según la especialista, “es habitual extraer trompas y ovarios de aspecto sano en las pacientes postmenopáusicas, ya que en esta etapa es prácticamente nula su función y extirpándolos se evitará la aparición de patologías propias de dichos órganos”.

Dos tipos de intervenciones

La extensión o el alcance de la histerectomía va a depender de la patología por la cual sea indicada y la vía de abordaje que se elija (si se hace, por ejemplo, laparoscópica o por vía vaginal).

La vía laparoscópica permite una mejor recuperación postoperatoria (menos dolor y menos tiempo de internación) y prácticamente anula las complicaciones de la pared abdominal, como por ejemplo las hernias o infecciones de la herida. “Una indicación frecuente de histerectomía convencional (técnica abierta) se da en pacientes con úteros muy grandes que no puedan resecarse por vía laparoscópica”, aporta Maya.

“Si bien la tasa de complicaciones es baja, las más frecuentes son el sangrado intra o postoperatorio, la infección, y las hernias postoperatorias en el caso de la histerectomía convencional. Raramente se produce una lesión de órganos vecinos”, suma la especialista.

La recuperación también dependerá de la vía elegida para el procedimiento. Según la misma fuente, si la histerectomía es laparoscópica o vaginal, habitualmente la paciente permanece internada solo una noche. Podrá retomar las actividades libres de esfuerzo a las dos semanas.

“En cambio, si la cirugía se realiza por vía abdominal, la internación se extenderá por entre dos y tres noches, con mayores recaudos en cuanto al cuidado de la herida y menor libertad de movimientos, por cuatro a seis semanas”, cierra.

Alejandro González, jefe de Endoscopía Ginecológica del Hospital Naval de Buenos Aires, explicó a Clarín que existen causas benignas y malignas.

“En los casos benignos, ya sea por sangrado uterino o miomas en el útero o dolor pélvico, puede realizarse una remoción total o parcial. En cambio, frente a patologías malignas, como cáncer de endometrio o cáncer de cuello de útero generalmente se realiza una histerectomía radical o ampliada”, precisó el especialista ante la consulta de este medio.

Y detalló que ni el cáncer de endometrio ni el de cuello de útero son hereditarios.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA