Denuncian ante el juez de Dolores más datos sobre cómo se armó el Operativo Puf

0
96
denuncian-ante-el-juez-de-dolores-mas-datos-sobre-como-se-armo-el-operativo-puf

El abogado Roberto Herrera declaró como testigo ante el juez subrogante de Dolores Martín Bava y explicó como sus colegas Elizabeth Gassaro y Franco Bindi (letrados de Lázaro Báez) “participaron” del Operativo Puf contra la causa de los Cuadernos de las Coimas. Y cómo la primera analizó la maniobra con el el secretario de Coordinación de Julio De Vido, Roberto Baratta en la cárcel de Ezeiza.

En una declaración testimonial formulada el jueves, Herrera confirmó que el 4 de febrero 2019, un día antes de que declarara en la causa Cuadernos el ex contadora de los Kirchner Víctor Manzanares, estaba esperando al fiscal Carlos Stornelli en la puerta de su despacho en Comodoro Py.

En el hall de entrada a la oficina de Stornelli, estaba Elisabeth Gassaro, su hija y otra abogada sentadas frente a él quien esperaba al fiscal para conseguir el traslado desde la cárcel de Ezeiza de Manzanares a fin de que el día siguiente formular una explosiva confesión en la causa Cuadernos.

Entonces, el falso abogado Marcelo D’Alessio –quien estaban junto al ex directivo de PDVSA Gonzalo Brusa Dovat- se le presentó y le dijo “esas dos hijas de puta me están filmando. Son de la AFI”. 

“No te confundas, Gassaro no es de la AFI. Trabajó conmigo hace unos años antes”, contestó Herrera a D’Alessio, tal como reveló el libro “La Batalla Final de Cristina” de Daniel Santoro.

Para Herrera, Gassaro estaba “escondida” esperando para sacar una foto de un eventual saludo entre Stornelli y D’Alessio. 

Luego llegó Stornelli y lo hizo entrar a su despacho. Al salir, D’Alessio lo interceptó y le dijo “soy director de la DEA. Le voy a sacar los teléfonos a éstas con mi personal”. Horacio Verbistky publicó unos días después el dato falso de que D’Alessio era el director de la DEA para América Latina, al arrancar con le parte mediática del Operativo Puf.

Al domingo siguiente (10 de febrero), Herrera vio a Gassaro en el penal de Ezeiza donde había ido a ver a Manzanares, su cliente. Mientras esperaba en la cárcel, “vi que pasa Gassaro y Roberto Baratta. Me llamó la atención que Baratta llamara a Gassaro para que lo asista” porque tenía otros abogados.

Al lunes siguiente, me llamó el periodista K del El Destape Ariel Lijalad, quien trabaja para el operador oficialista Roberto Navarro. “Me pregunta si D’Alessio me había cobrado para que Manzanares declare como arrepentido ante Stornelli”.

Herrera se rió y lo negó pero Lijalad le mandó una foto del video que había filmado Gassaro en la que se lo veía a él cerca de D’Alessio y Brusa Dovat esperando frente al despacho de Stornelli.

Sin embargo, Lijalad le contestó, intrigante, “vos sabes de que estoy hablando…” Herrera insistió en que su afirmación le parecía una broma.

“D’Alessio te hizo la mano para ver a Stornelli…” insistió el periodista K. Herrera entregó al juez Bava una copia de esos diálogos y los videos emitidos por C5N como prueba de sus dichos

Unos días después Gassaro fue entrevistada en C5N por Gustavo Sylvestre y otros periodistas K y mostró una parte del video donde se ve a D’Alessio hablando con un secretario de Stornelli que iba al año. “Yo escuché que D’Alessio se acercó al secretario y se pusieron a hablar de fútbol”, subrayó Herrera.

Sin embargo, en C5N Gassaro “dijo que D’Alessio estaba conmigo y que había ido al cumpleaños de 15 años de mi hija. Es increíble que inventara algo así. Tengo 500 millones de videos para demostrar que no estuvo”.

Unos días después, se conocen las escuchas de ex funcionarios K detenidos en Ezeiza donde el actual diputado Eduardo Valdés le anticipó al ex secretario de Transporte Juan Pablo Schiavi que se venía el Operativo Puf y Baratta adelanta que el entonces juez de Dolores Alejo Ramos Padilla ya estaba en la jugada.

Ante una pregunta, Herrera contó que conoció a Bindi en el 2016 a través del abogado y ex juez Héctor Yrimía cuando defendía a los hermanos Lanatta y Schillaci en la causa por el Triple Crimen de la efedrina de General Rodríguez. Unas semanas después lo llamó Martín Lanatta –uno de los condenados en ese caso- y le dijo “te tengo un regalo. Logré que Lázaro Báez los atienda”.

Así Gassaro fue a ver al empresario K en la cárcel y apareció con Bindi. Herrera no fue porque aún no tenía la matrícula de abogado. Al salir, Gassaro le pidió que se reunieran los tres porque “podemos hacer un negocio” con Báez. Entonces, Herrera no aceptó y rompieron el vínculo laboral.

Después comentó que “yo sé cómo operan” Gassaro, Bindi y Giselle Robles. Después de la ruptura, “me hicieron operaciones mediáticas en C5N y Ambito Financiero. Hablé con periodista que hizo las notas y me dijo que fue Franco Bindi”.

Al dejar de defender a Leonardo Fariña y pasar a defender a Báez en la causa de la Ruta del Dinero K, el ex financista de Báez “los denuncia a Bindi y Robles porque le falsifican una firma haciéndole cambiar una declaración contra Báez”, citó como ejemplo.

Cuando se le preguntó si sabía si Gassaro o Bindi pertenecían a algún organismo de inteligencia, contestó que no. Pero “Bindi siempre se jactó de que quería trabajar para organismos de inteligencia”.

En la causa de la Triple Fuga, “Bindi decía lo imposible para caer en gracia al gobierno de Macri y quería trabajar en el servicio de inteligencia. Hizo lo imposible para tratar de que quede involucrado parte del gobierno de Cristina”, afirmó.

“Después hicieron lo mismo pero al revés, contra el gobierno de Macri. Siempre buscando caer en gracia”, al gobierno de turno, finalizó Herrera.

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA