Día del Bancario: ¿por qué se conmemora el 6 de noviembre y qué tener en cuenta?

0
133
dia-del-bancario:-¿por-que-se-conmemora-el-6-de-noviembre-y-que-tener-en-cuenta?

El planteo llegó hace unos meses, desde el propio gremio: los bancarios deberían tener una jornada laboral de no más de seis horas. Algo que ya acordaron en algunas ramas de la actividad, como la atención de llamados telefónicos (call center). Con un pasado histórico, los empleados de este gremio siguen luchando cuando se cumple un nuevo día de festejo para ellos.

Esta es una de las características de una actividad en plena transformación. Cambios que tienen mucho que ver con la innovación tecnológica reflejada en la existencia de 65 bancos tradicionales (13 públicos y 52 privados) y 268 fintech. Y en la posibilidad de realizar numerosos trámites vía web, sin necesidad de ir a una sucursal.

Pero todo era muy distinto hace casi un siglo. Día del Bancario: ¿por qué se conmemora el 6 de noviembre y qué tener en cuenta?

Día del Bancario: ¿por qué se conmemora el 6 de noviembre y qué tener en cuenta?

Alta tecnología. Oficinas del BBVA en la torre de Catalinas Norte.

Hoy, los bancos tradicionales emplean a unas 100.000 personas, de las cuales el 60% está afiliado a la Asociación Bancaria, más conocida como La Bancaria, el sindicato que representa a la actividad.

La fecha de fundación de la Asociación Bancaria, el 6 de noviembre de 1924, se convirtió luego en el Día del Bancario. Fue, por entonces, una gran necesidad de los empleados de organizarse para combatir la  la jornada laboral que se extendía en esos años hasta 12 horas por día.

Todos los 6 de noviembre, las sucursales permanecen cerradas, aunque los clientes pueden realizar casi todas las operaciones a través de los cajeros automáticos, la web o los teléfonos móviles. Además del feriado, los empleados reciben un bono que, en 2020, ascendió a los $ 56.000.

Bancos modernos. Cajeros, atención personalizada, café, sillones, confort./Banco Santander.

Los orígenes de la conmemoración del sector bancario están relacionados con la primera huelga de bancarios, realizada entre abril y junio de 1919, tres meses después de la Semana Trágica, un conflicto gremial ocurrido en los talleres Vasena.

El 12 de abril de ese año, unos 3.500 empleados realizaron una asamblea de la que surgió la Asociación de Empleados de Banco, incorporada a la Federación Obrera de la República Argentina (FORA). Los delegados de la Asociación, encabezados por Ricardo Suñé, iniciarían una serie de peticiones ante los bancos tres días después.

Los delegados presentaron un Pliego de Condiciones, de 23 puntos, ante el Banco Español del Río de la Plata (el más importante de la época, donde trabajaba Suñé). Exigían el reconocimiento de la Asociación como entidad gremial, un escalafón especial y un régimen jubilatorio propio.

Gremio combativo. Típico paro bancario en el microcentro porteño.

En las semanas siguientes, la Asociación presentó petitorios similares en otras entidades, como el Banco de Galicia, el Banco Francés o el Banco de Italia y Río de la Plata.

Las respuestas fueron dispares. Algunos bancos aceptaron la mayoría de las peticiones. Pero la cuestión fue muy distinta cuando el petitorio llegó a manos del directorio del Banco de la Provincia de Buenos Aires.

El Provincia no aceptó las condiciones exigidas y ni siquiera reconoció a la Asociación. La respuesta: una huelga acatada por 3.500 trabajadores y que, con matices, se extendió hasta junio.

Triunfo de los derechos de los bancarios

2018. Plenario de La Bancaria manejada por Sergio Palazzo.

En los años siguientes, los bancarios obtuvieron su propia caja de jubilaciones y pensiones; la jubilación con 30 años de aportes y 50 de edad y una reducción de la jornada laboral que, a principios del siglo XX, se extendía por 12 horas e incluía los sábados.

Si bien la Asociación tuvo en sus orígenes a dirigentes vinculados con el socialismo, a partir de 1945, como muchos otros gremios, se incorporó a la Confederación General del Trabajo (CGT).

Dos años después, tras nuevas medidas de fuerza, el gremio fue intervenido por la propia CGT. Durante un nuevo conflicto, en 1950, hubo despidos, pero los empleados cesantes recuperaron sus puestos de trabajo. Un año más tarde, gracias a una gestión de Eva Perón ante el gobierno de España, abrió sus puertas la Policlínica Bancaria.

Maravilloso edificio: sede central del Banco Nación, en Plaza de Mayo.

El gremio estuvo intervenido luego del golpe de 1955 (que derrocó de su segunda presidencia a Juan Domingo Perón), aunque la protesta de los empleados logró que los interventores fueran bancarios. Durante el gobierno de Arturo Frondizi, en 1958, la Asociación organizó las huelgas más extensas de la historia.

Los bancos estuvieron paralizados durante 52 días en 1958 y 69 días en 1959. El gobierno intervino el sindicato, suspendió la estabilidad laboral y unos 6.000 empleados fueron cesanteados. La intervención duró hasta 1962.

La Ley de Estabilidad y Carrera Bancaria, que impedía los despidos arbitrarios, siempre fue una piedra de la discordia. Aprobada durante el primer gobierno peronista, fue derogada durante el Proceso de Reorganización Nacional, dictadura que gobernó a nuestro país de 1976 a 1983. Vuelta a aprobar ya en democracia por el Congreso, fue vetada por el presidente Raúl Alfonsín.

Modernidad. Sucursal del Banco Ciudad. Cajeros, atención, café. confort.

Durante el Proceso, el sector también sintió la desregulación que permitió que pequeñas entidades financieras fueran consideradas como bancos tradicionales. En los años 90, el gremio tuvo como “bandera” evitar la privatización del Banco Nación y la defensa del Instituto de Servicios Sociales Bancarios.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA