Martín Guzmán minimiza el tema cambiario y asegura que el Banco Central ganó reservas

0
97
martin-guzman-minimiza-el-tema-cambiario-y-asegura-que-el-banco-central-gano-reservas

A cinco días de las elecciones y en medio de las tensiones con el dólar que la semana llevaron a que las reservas cayeran US$ 600 millones, el ministro de Economía, Martín Guzmán, minimizó en las últimas horas la problemática cambiaria y aseguró que el Banco Central ganó reservas en lo que va del año.

El Banco Central no ha perdido reservas. De hecho, las ha acumulado, con lo cual el 2021 es un año de progreso para la Argentina”, dijo anoche durante una cena con empresarios en Comodoro Rivadavia, en donde ratificó el rumbo de la economía y dio a entender que no habrá una devaluación después de los comicios del domingo.

De esa forma, el ministro trató de restarle importancia a las actuales presiones sobre el dólar y a las restricciones adoptadas para frenar el impacto de la dolarización sobre las reservas, hoy en US$ 42.796 millones. Si bien el stock está por encima del nivel de fines del 2020, el BCRA recibió un ingreso extraordinario de dólares, mucho mayor de lo que pudo absorber.

Con US$ 39.387 millones el 30 de diciembre del año pasado, la entidad presidida por Miguel Pesce aumentó las reservas en los primeros meses del 2021 al aprovechar el superávit comercial, impulsado por los precios de la soja, que en los primeros nueve meses del año arrojó un saldo de US$ 12.322 millones, el mayor desde 2011.

En ese contexto el BCRA compró dólares en el mercado de cambios y las reservas alcanzaron un pico de US$ 43.108 millones el 23 de julio. También ayudó el endurecimiento del cepo cambiario, que ese mes se tradujo en un límites para operar con el contado con liquidación (CCL) ante las presiones dolarizadoras.

Sin embargo, el stock de divisas luego empezó a retroceder y la autoridad monetaria empezó a intervenir en el mercado financiero. Recién a fines de agosto, el Central logró quebrar la tendencia con el ingreso de US$ 4.334 millones de derechos especiales de giro (DEG) del FMI y las reservas saltaron a US$ 46.306 millones. 

El 22 de septiembre se canceló un vencimiento de capital al Fondo por US$ 1.890 millones. Las reservas cayeron a US$ 43.177 millones. Y, a principios de octubre, por el recalentamiento de la brecha (más del 80% en el CCL “libre”), llegaron nuevas limitaciones sobre las cotizaciones paralelas.

El combo incluyó restricciones al pago anticipado de importaciones, luego de que en septiembre esas operaciones demandaran US$ 5.886 millones. Recién en la primera semana de noviembre, después de acumular US$ 800 millones de reservas y contener las quejas del sector industrial, Pesce decidió aflojar las trabas, aunque sin retrotraerlas por completo.

La intervención del Central en el mercado de bonos continúa, donde las grandes empresas operan para dolarizarse y crece la distorsión de precios. Esa aspiradora de reservas llevó a destinar en lo que va del año US$ 2.600 millones para mantener a raya al contado con liquidación y contener la escapada de la brecha.

Pese a las medidas, las tensiones continuaron la semana pasada. Con nuevos récord en el blue ($ 200) y el CCL no regulado ($ 220), el BCRA apuntó contra un nuevo sector y obligó a los bancos a mantener durante noviembre la misma tenencia de dólares al contado de octubre. La decisión permitió comprar $210 millones, pero la brecha se mantiene entre el 99 y 115%.

Para Guzmán, esa distorsión no es de magnitud. “El año pasado, cuando la brecha cambiaria llegó a ser del 150%, había muchas voces diciendo que iba a haber un enorme salto devaluatorio. No sucedió”, recordó. “Nosotros tenemos la posibilidad de dar continuidad a la política cambiaria, y no tenemos ninguna duda al respecto”.

Así, en lo que va del año, el saldo de las medidas para contener el dólar, el aluvión extraordinario de divisas del exterior y los pagos de la deuda redundó en un crecimiento de las reservas de apenas U$s 3.409 millones.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA