Más déficit fiscal y precios subiendo al 50%, los pronósticos de un ex ministro de Macri

0
94
mas-deficit-fiscal-y-precios-subiendo-al-50%,-los-pronosticos-de-un-ex-ministro-de-macri

Después de reaparecer el domingo en el búnker de Juntos por el Cambio, el exministro de Economía Nicolas Dujovne volvió al centro de la escena este martes en medio de las negociaciones con el FMI y advirtió que, si no se toman medidas “rápidas”, el déficit fiscal y la inflación serán superiores en 2022, junto con un dólar inestable.

“Argentina va a terminar este año con un déficit primario de 3,5% o 4% y la proyección pasiva, es decir, si no hacemos nada, es de 5 o 5,5% el año que viene porque sino suben las tarifas de los servicios públicos, los subsidios aumentan 1 punto del déficit cuando traes un 50% de inflación”, dijo Dujovne en la Bolsa de Comercio de Córdoba.

El extitular de Hacienda de Mauricio Macri entre 2017 y 2019 estimó ese nivel de desequilibrio fiscal considerando que el año próximo no habrá ingresos extraordinarios por el impuesto a la riqueza ni el mismo impacto de los precios de los granos. No obstante, planteó la necesidad de reducir el rojo por debajo del 3,3% previsto por Martín Guzmán.

“El déficit tenemos que empezar a bajarlo a 2% o 2,4% porque hoy la una única fuente de financiamiento es la emisión monetaria y si no convergemos en un resultado fiscal más bajo, el nivel de emisión va a ser tan alto que vamos a ver una aceleración inflacionaria muy dolorosa, especialmente para los sectores vulnerables”, sostuvo.

En ese marco, el ex ministro destacó el “esfuerzo” hecho durante la gestión de Macri y dijo que habría que haber profundizado el ajuste. “Estos años nos dan la razón, había que continuar en sendero de austeridad porque iba a rendir frutos”, explicó frente a un auditorio de empresarios.

Si el déficit fiscal no se baja “en forma abrupta”la inflación va a ser “sustantivamente más alta” que el 50% que espera sector privado y el 33% del Presupuesto, advirtió. Y continuará, en su opinión, la caída de las reservas del Banco Central, que en la semana previa a las elección perdió US$ 630 millones en el mercado de cambios.

“Ya no hay magia, nos quedan US$ 4.500 millones de reservas netas, luego del pago al Fondo nos vamos a Us$ 2.700 millones, perdemos reservas todos los días producto de esta política de exceso de emisión monetaria”, dijo el ex ministro, que en 2018 firmó el primer acuerdo Stand By en medio de una fuerte corrida cambiaria.

En cuánto al dólar, Dujovne dijo que el hecho de tener “una de las tasas de interés real más bajas del mundo, genera una huida al peso y un aumento de la brecha cambiaria“. Y calculó que, sumando el déficit primario de hoy más los intereses de deuda y el déficit cuasifiscal, “tenemos un 8 puntos del PBI financiados con emisión”.

Si bien una parte de esos pesos son absorvidos con las Leliq emitidas por el Banco Central, advirtió que hay “un problema macroeconómico muy parecido al que atravesó la Argentina en los años 80“, que termina desequilibrando las cuentas y generando un “impuesto inflacionario”.

Hay que evitar el default fácil” y destacó los casos de los países como Uruguay, Brasil, Jamaica, Egipto y Angola, los que -según Dujovne- perdieron su capacidad de financiamiento y lograron el superávit primario después de reestructurar deudas y bajar el riesgo país.

En su exposición sobre las “reformas para crecer”, planteó la necesidad de eliminar los controles de capitales, algunos de los cuales fueron implementados al final de la gestión de Macri, y reducir el nivel de gasto público, así como retomar las reformas inconclusas durante el gobierno anterior, entre ellas la tributaria y la previsional.

“En nuestros primeros cuatro años hubo un intento que no pudo ser el definitivo, no logramos generar la continuidad para seguir adelante con las reformas, habremos cometido errores, pero sembramos una semilla, una alternativa de poder que mantuvo caudal electoral muy elevado, tan mal no habremos hecho las cosas”, explicó.

Respecto a la negociación con el FMI, “sería muy bueno que el gobierno tenga un programa económico creíble, con menos déficit y menos emisión, eso permitiría bajar la brecha, antes de pensar un acuerdo con el Fondo”.

Con ese diagnóstico, se mostró escéptico de posibles correcciones en el plano cambiario para ordenar la economía y planteó que hacen falta cambios “rápidamente”. “Si seguimos con este déficit y emisión, vamos a pasar de un desdoblamiento a desdoblamiento bis, es muy díficil estabilizar con alquimias cambiarias“, concluyó.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA