Horacio Rodríguez Larreta no desdobla Seguridad y Justicia y Gustavo Ferrari no será ministro

0
95
horacio-rodriguez-larreta-no-desdobla-seguridad-y-justicia-y-gustavo-ferrari-no-sera-ministro

Al final, Gustavo Ferrari, consejero judicial y cercano a Horacio Rodríguez Larreta, y colaborador de extrema confianza de María Eugenia Vidal, no será ministro de Justicia de la ciudad de Buenos Aires.

Hasta hace algunas semanas, el desembarco del ex ministro de Justicia bonaerense avanzaba con firmeza en paralelo a la llegada del intendente Jorge Macri -futuro ministro municipal-, que sí terminará de confirmarse en los próximos días en el marco del relanzamiento de la gestión que el jefe de Gobierno pretende exhibir, en línea con otras incorporaciones, antes de fin de año, de cara a su proyecto 2023 y después de estar abocado casi con exclusividad a la campaña electoral.

De esta manera, Rodríguez Larreta se inclinó por mantener a Marcelo D’Alessandro como cabeza del área de Seguridad y Justicia y no desdoblar el ministerio, una decisión que el funcionario rechazaba puertas adentro y que necesitaba un trámite legislativo. El propio jefe porteño tenía dudas sobre la conveniencia de impulsar la iniciativa.

Tal como publicó Clarín este jueves, Ferrari todavía adeudaba una charla con Rodríguez Larreta, que sí le había ofrecido ese lugar en el marco de su acuerdo societario con la ex gobernadora bonaerense que en las últimas semanas estuvo atravesado por una serie de intrigas que inquietan a un grupo importante de funcionarios y colaboradores.

El ex ministro conversó el miércoles con Vidal -que había insistido con la llegada de su ex funcionario- y terminó de definir que no sería ministro porteño con el propio jefe de Gobierno este mismo jueves, según confiaron fuentes de la Ciudad. “Gustavo está muy agradecido, pero su idea es continuar en el sector privado”, subrayaron allegados al ex ministro de la Provincia. Por el contrario, dejaron trascender que quiere estar sí o sí en el 2023 si es que Rodríguez Larreta consigue saciar su obsesión de llegar a la Presidencia.

En los últimos días, Ferrari y D’Alessandro tomaron café después de semanas de chispazos cruzados que, en buena medida, eran fogoneados por segundas y terceras líneas. Según trascendió, pudieron limar asperezas. Existían, además, una serie de interrogantes en algunos operadores judiciales que estaban pendientes de esa decisión del jefe de Gobierno. 

Lo cierto es que tras el resultado electoral de la lista encabezada por Vidal el último domingo, las fricciones puertas adentro entre los diferentes actores del armado porteño, lejos de apaciguarse, quedaron bien al desnudo.

El 47% de los votos cosechados por la lista encabezada por la ex gobernadora, que, como publicó este diario, nunca se sintió del todo cómoda durante la campaña, dejó un sabor agridulce tras los festejos en el búnker de Costa Salguero, el fin de semana.

Fue Patricia Bullrich, la presidenta del PRO, la que metió el dedo en la llaga: “Teníamos una expectativa mayor en la Ciudad, en el resto del país el festejo fue absoluto”.

Los seguidores y un grupo de asesores de la ex ministra de Seguridad incluso cantaron ese mismo domingo, a propósito, contra Sergio Massa, el presidente de la Cámara baja que mantiene desde hace décadas un estrecho vínculo con el jefe de Gobierno.

Rodríguez Larreta enfrenta, en ese sentido, un delicado equilibrio de fuerzas entre los distintos protagonistas del PRO y la coalición opositora en su carrera presidencial. Al jefe de Gobierno lo tiene sin cuidado: los que más lo conocen dan cuenta de que va a hacer lo que tenga que hacer para tratar de llegar a la Casa Rosada.

Lo que sea. 

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA