17.6 C
Buenos Aires
HomeDeportesLeonardo Ponzio recibió una ovación con sabor a despedida y se convirtió...

Leonardo Ponzio recibió una ovación con sabor a despedida y se convirtió en el más ganador de la historia de River

La vida y el fútbol pusieron a Leonardo Ponzio en un lugar que tal vez ni siquiera él haya imaginado. Capitán –con o sin cinta- del plantel de River, emblema del exitoso ciclo de Marcelo Gallardo e ídolo de los hinchas que lo ovacionaron hasta que las gargantas quedaran rojas. Como si se tratara de un guión cinematográfico, el santafesino escribió el mejor final para su carrera, con un nuevo título, que lo pone entre los elegidos. Llegó a las 16 consagraciones con la banda roja e igualó Ángel Labruna, nada menos, como los futbolistas con más campeonatos de la historia.

En un rincón de la platea Belgrano baja, casi en la esquina de la intersección con la Sívori, estaban la mamá (Chabela) y el papá (Daniel) de Ponzio, emocionados por la ovación que recibió su hijo, que a los 39 años se retirará con todos los honores del fútbol. Fue a los 30 minutos del segundo tiempo: primero le dejó la cinta de capitán a Armani y después dejó el campo de juego mientras el público explotaba en aplausos. En su lugar ingresó Jorge Carrascal. Ponzio se abrazó con el colombiano, después con Gallardo y luego con Biscay. “Mi ejemplo era mi viejo trabajando, no mi viejo esperándome en la tribuna para ver si llegaba a Primera”, declaró alguna vez Leo, reflejando la educación que recibió en su casa.

Es que Ponzio fue mucho más que un jugador de fútbol en este ciclo Gallardo. Fue la línea directa entre el entrenador y el plantel para bajar un mensaje con una conducta basada en los valores del trabajo y el respeto. Y el santafesino también es una persona comprometida con causas sociales. Siempre estuvo predispuesto a las acciones de la Fundación River y a cualquier tipo de gesto, por más simple que pueda parecer, como para grabar un video y dar un mensaje de aliento a personas que la están pasando mal.

Ponzio es el único futbolista que estuvo durante todo el ciclo Gallardo, que lleva siete años y medio. Incluso, él está desde antes en el club, ya que volvió a River en enero de 2012 luego de haber tenido una primera etapa entre 2007 y 2008, en la que fue campeón por primera vez con la banda roja, en el Clausura 2008. Después, llegó para dar una mano –y dejar la piel- con el ascenso a Primera.

Ponzio jugó el partido de la consagración. Foto: Juano Tesone

Tiempo después volvió a ser campeón con Ramón Díaz, aunque dio la vuelta olímpica en jeans y zapatillas ya que no era tenido en cuenta. Es más: si el riojano continuaba, él tenía decidido irse. Pero llegó Gallardo. Y todo cambió.

El Muñeco utilizó la figura de “un náufrago” para describir cómo estaba Ponzio en ese momento. Le dijo que lo iba a tener en cuenta y que podía pelear por el puesto. Al santafesino le volvió el alma al cuerpo y cuando se lesionó Matías Kranevitter, aprovechó la oportunidad. Desde ahí no paró hasta convertirse en un jugador muy querido por los hinchas y en meter su cara en la bandera de los ídolos. Y en cada consagración estuvo él, con la cinta de capitán, levantando la copa.

No fue fácil este año para Ponzio. Al margen de jugar poco e igual tirar buena vibra desde afuera, tuvo un largo parate producto de la miocarditis que le dejó como secuela el coronavirus. Por esa razón, se perdió la pretemporada en Estados Unidos y tuvo que estar un mes en reposo. Recién pudo volver a jugar en septiembre. Pero todo quedó atrás. Y hoy Ponzio sonríe de felicidad.

Como sucedió la última vez que River había sido campeón en el Monumental, en la final de la Recopa Sudamericana en la que goleó 3-0 a Paranaense el 30 de mayo de 2019. Ponzio no venía jugando y ese día Gallardo lo puso como titular. “Te necesito”, le dijo el Muñeco. “Bueno, contá conmigo, sabés que estoy”, le devolvió Ponzio como respuesta. El capitán siempre estuvo.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS