15.3 C
Buenos Aires
HomeDeportesLa era post Manny Pacquiao: tres filipinos van por el título del...

La era post Manny Pacquiao: tres filipinos van por el título del mundo

La carrera presidencial para elegir el próximo 9 de mayo al sucesor de Rodrigo Duterte ya está en marcha. En ella está compitiendo Manny Pacquiao, quien en septiembre anunció su retiro del boxeo después de más de un cuarto de siglo de actividad profesional y con un currículum que incluye diez títulos mundiales en seis divisiones. El adiós del legendario Pacman deja un hueco en el pugilismo filipino, pero varios compatriotas siguen su huella. Este sábado, tres boxeadores nacidos en ese archipiélago del Sudeste Asiático combatirán por títulos mundiales.

Uno de ellos es un hombre que, a la zaga de Pacquiao, edificó también su propia leyenda en este deporte, Nonito Donaire, quien expondrá el título gallo del Consejo Mundial de Boxeo frente a su connacional Reymart Gaballo, monarca interino reconocido por el mismo organismo. El duelo, que se llevará a cabo en el Dignity Health Sports Park de Carson (California), será transmitido a la medianoche por ESPN 2.

Nada más resulta necesario para encaminar a Donaire hacia el merecido lugar que para él tiene reservado el Salón de la Fama del boxeo. Nueve títulos mundiales conseguidos en cuatro divisiones durante dos décadas de carrera bastarían para mandar tranquilo a su casa a cualquier púgil de 39 años (los cumplió el 16 de noviembre). Pero Nonito tiene un cuerpo que le responde y un objetivo por cumplir.

Ese objetivo, que empezó a visualizar después de perder en noviembre de 2019 contra el imbatible Naoya Inoue, es convertirse en campeón indiscutido de la categoría gallo. El primer paso lo dio en mayo, cuando batió al francés Nordine Oubaali, se alzó con el cinturón del CMB y se transformó en el hombre más longevo en consagrarse en las 118 libras, con 38 años y 194 días. Ahora hará su primera defensa ante un compatriota.

“Estoy orgulloso de que haya otro filipino luchando a este nivel y feliz de compartir el ring con Reymart. Sé que tiene mucha hambre y un gran sueño, y que va a dar lo mejor de sí, así que me aseguré de estar preparado y de dar lo mejor de mí también. Somos tan fuertes como nuestra mente pueda serlo y mi fortaleza mental está por las nubes”, explicó Donaire, un caballero dentro y fuera del cuadrilátero.

Para Gaballo, 14 años menor que su adversario, esta será, por mucho, la prueba más difícil de su carrera. Hasta el momento, el Asesino ganó sus 24 peleas (20 por nocaut), aunque jamás tuvo enfrente a un rival de semejante calibre. En su última presentación, en diciembre del año pasado, obtuvo el título interino del CMB venciendo por puntos en decisión dividida al puertorriqueño Emmanuel Rodríguez en Uncasville (Connecticut).

“Estoy muy emocionado por competir por el campeonato del mundo. Es un honor luchar contra mi ídolo”, reconoció Gaballo el jueves durante una conferencia de prensa en la que imperaron el respeto y la cordialidad, a tal punto que Donaire incluso ofició de traductor de su rival, quien no tiene un manejo fluido del inglés.

En el otro extremo del planeta y unas horas antes, otro filipino irá a la caza de una corona: Jayson Mama intentará arrebatarle la faja de la categoría mosca de la Federación Internacional de Boxeo al británico Sunny Edwards en el Coca-Cola Arena de Dubái (Emiratos Árabes Unidos). Esa velada podrá verse desde las 13 a través de Fox Sports 2 y de la plataforma Star+.

Nacido en General Santos (la ciudad de Manny Pacquiao) hace 24 años e invicto en 16 presentaciones (con 9 triunfos antes del límite), Mama, un desconocido para el gran público, procurará sorprender al inglés, quien expondrá por primera vez la corona que ganó hace siete meses en Londres frente al sudafricano Moruti Mthalane. Esta pelea estaba inicialmente pactada pata el 11 de septiembre, pero debió postergarse porque Edwards sufrió una lesión en uno de sus tobillos.

El filipino Jayson Mama intentará sorprender al británico Sunny Edwards en Dubái. (Foto: Probellum Boxing)

En la misma cartelera, otro filipino debía combatir por un campeonato mundial: John Riel Casimero iba a exponer su título gallo de la Organización Mundial de Boxeo ante el británico Paul Butler, pero el viernes ni siquiera pudo presentarse al pesaje y terminó internado en un hospital de Dubái debido a una gastritis viral, según alegó Stephen Lunas, uno de sus asistentes.

Debido a ello, el inglés enfrentará al ghanés Joseph Agbeko, un veterano de 44 años que la organización sacó de la galera, por el título interino de la OMB. Casimero tendrá 10 días para presentar los informes médicos que justifiquen su ausencia. En caso de no hacerlo o de que la documentación no resulte convincente, el organismo con sede en Puerto Rico lo despojará y reconocerá como campeón al vencedor de Butler-Agbeko.

Esta dificultad física complica las aspiraciones de Casimero de llegar a ser campeón indiscutido, el mismo objetivo que persigue su compatriota Donaire. La pieza más buscada en ese rompecabezas de títulos es el propietario de los otros dos cinturones de la división gallo, los de la AMB y la FIB, el japonés Naoya Inoue, uno de los mejores púgiles libra por libra del planeta. “Tengo peces más grandes que perseguir después de esta pelea (con Gaballo)”, avisó Nonito, haciendo referencia a una eventual revancha ante el nipón.

Nonito Donaire y Naoya Inoue se enfrentaron en noviembre de 2019. El japonés se impuso por puntos en un electrizante combate. (Foto: Kazuhiro Nogi / AFP)

Donaire y Casimero no son los únicos campeones filipinos en la actualidad. Otros tres hombres también dominan en categorías chicas: Jerwin Ancajas es el monarca supermosca de la FIB, mientras que en la división mínimo reinan Rene Cuarto (FIB) y Victorio Saludar (AMB). En cambio, ninguna mujer es propietaria de un cinturón ecuménico.

El boxeo filipino tuvo a lo largo de su historia 44 campeones mundiales. El primero fue Francisco Guilledo, conocido como Pancho Villa, quien ganó el título mosca en junio de 1923 y lo conservó hasta su muerte en julio de 1925, cuando tenía apenas 23 años, durante una operación por una infección en la garganta. Por entonces, Filipinas todavía sufría la ocupación estadounidense.

En la década de 1960 brilló el notable Gabriel Flash Elorde, considerado uno de los mejores superplumas de la historia, quien fue campeón mundial ininterrumpidamente durante siete años y tres meses. Pero el gran despegue se produjo en este siglo, a partir de la figura de Pacquiao.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS