19.6 C
Buenos Aires
HomeEconomíaMartín Guzmán tuvo su semana más difícil y se quedó sin...

Martín Guzmán tuvo su semana más difícil y se quedó sin el pan y sin la torta

El domingo pasado Martín Guzmán tuvo una conversación con Kristalina Georgieva, la directora del FMI. Quedaron en conversar el viernes por videoconferencia con el presidente Alberto Fernández. Ese día ya tendrían aprobado el Presupuesto. Así lo aseguraba Sergio Massa, presidente de la Cámara de Diputados.

El día antes a que el ministro de Economía y la manager conversaran, había regresado a Buenos Aires la delegación argentina de técnicos que había estado en Washington toda la semana anterior. Allí mantuvo conversaciones con el staff del organismo para negociar un acuerdo de Facilidades Extendidas. “Los equipos acordaron que un amplio apoyo, tanto a nivel nacional en Argentina como de la comunidad internacional, también sería fundamental para el éxito general del programa económico”, puso el FMI en un comunicado al cierre de la gira. El equipo económico imaginaba que la aprobación del Presupuesto refrendaría la frase “amplio apoyo a nivel nacional”. No ocurrió.

El lunes arrancó con el pie izquierdo para el ministro. La patria economista-opositora del Congreso, Martín Tetaz, José Luis Espert, Ricardo López Murphy, Luciano Laspina, hicieron los deberes con los números y el enrostraron al ministro las inconsistencias del flujo de fondos de la caja del Estado. También el 33% de inflación proyectada.

Ese mismo día, en Washington, el Directorio Ejecutivo del FMI decidió que aún no modificaría la política de sobrecargos. El jueves a la noche el organismo divulgó un comunicado explicando que todavía las finanzas del Fondo descansan sobre esas tasas y que significan un sistema de incentivos para que los deudores paguen.

Otra noticia poco alentadora desde Washington llegó esta semana. El miércoles la Reserva Federal anunció que para marzo de 2022 quitará los estímulos que venía aplicando sobre la economía estadounidense y que planea tres subas de tasas de interés el año que viene. Para la Argentina no implica ningún impacto directo en términos de costo de endeudamiento porque en el mundo ya no le prestan, pero sí en términos comerciales porque el dólar se encarecerá y la mayor presión devaluatoria sobre el peso se sentirá.

Guzmán tuvo dos noticias alentadoras en la semana que, con la furia del viernes, quedaron el olvido. El martes se supo que la inflación en noviembre fue menor a la esperada (2,5%) y el jueves que el PBI crece a tasas chinas (11,4% anualizado en el tercer trimestre). Pero los analistas coinciden: ni la caída de la tasa de inflación y el crecimiento chino son sostenibles para los próximos meses.

Sin Presupuesto y sin FMI (sin el pan y sin la torta), Guzmán retomará la agenda esta semana para dar una señal a Washington.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS