6.9 C
Buenos Aires
HomeEconomíaComprar un jean o un auto fue mejor negocios que el dólar...

Comprar un jean o un auto fue mejor negocios que el dólar en 2021

Desde ya que con el “diario del lunes” es mucho más fácil sacar conclusiones sobre el partido que se jugó el domingo, pero en materia de ahorro e inversiones permite sacar conclusiones interesantes en esta Argentina de inflación galopante en la que los pesos cada vez valen menos.

Los argentinos tienen experiencia en el intento de preservar el valor de su ingreso en la paradoja económica que podría definirse como “ahorrar consumiendo”, y a lo largo de los años los autos 0 km, por ejemplo, formaron parte esa idea.

El año que se va deja una fotografía en términos de aumentos de precios que permite pensar que la película de 2022 puede ser muy distinta y de acción.

En el último año las “prendas de vestir y calzado” subieron, según los datos del INDEC, un 62,8% superando con comodidad a la inflación que terminaría en 52% y a los precios de los alimentos que van por 50,5%.

Restaurantes y hoteles aumentaron 63,4%, casi lo mismo que un jean, en lo que se podría considerar las “subas venganza” que se dieron en muchos rubros después de haber quedado retrasadas por la pandemia y las cuarentenas.

Restaurantes y hoteles aumentaron 63,4% en el último año.

Hasta acá lo que se nota es el fracaso de la estrategia oficial de atrasar el precio del dólar con el fin de frenar los precios de productos comercializables internacionalmente. Según la medición oficial, este año los “bienes” subieron 53% mientras que los “servicios” (tradicionalmente aumentan más en tiempos de atraso cambiario) lo hicieron en “solo” 44,76%.

La nominalidad de la economía argentina es estremecedora y se confronta con la política oficial de atrasar variables clave que, como la historia lo demuestra, en algún momento se tomarán venganza.

Así, mientras el dólar mayorista que supera los $102 subió 22,7% en el último año, el rubro “vivienda, agua, electricidad, gas y otros” se puso en línea con un aumento promedio de 29,4%, del dólar blue que rondaba los $200 en la previa de la Noche Buena.

El podio de aumentos 2021 quedaría así resuelto: jeans y autos con más de 60% de suba aventajaron con comodidad al dólar blue (29%) y al precio de la nafta (¿habrá que comprar bidones para anticiparse a la suba?) y a las tarifas de luz, gas y agua que tuvieron el mencionado aumento promedio de 29,4%.

En el caso de los autos, la suba de los 0 km se apoyó en la falta de oferta por escasez mundial de semiconductores (problemas en plantas de Japón​ y Corea) y de dólares para importar. Así, no solo treparon los 0 km sino también los usados “seminuevos” de dos años de antigüedad que ahora tienen sus precios en línea prácticamente con los nuevos.

En la Argentina de economía insólita la inflación supera 50%, el principal instrumento de ahorro de la clase media, el dólar, el 29%, y la tasa de interés que debería ser un vehículo eficiente para favorecer el ahorro en pesos está en 37% anual.

Comprar un jean o un bitcoin (la suba fue sideral pero de una variabilidad reservada para expertos o audaces sin límite) estuvo en línea con el aumento de 62% del índice de acciones Merval, el cual logró despegarse de la pronunciada debilidad de los bonos argentinos que hoy valen en torno de los US$35 cuando en 2020, después del canje “exitoso”, arrancaban por encima de los US$50, una caída de 30% en dólares que pone en evidencia, una vez más, el desprecio oficial por el cuidado del crédito público.

El esquema de precios relativos contempla también la evolución de los salarios, que comenzaron el año con una expectativa de aumento de 30% y lo cerraron, después de la reapertura de las paritarias en el intento oficial de que los sueldos se equiparen a la inflación, con mejoras (en parte de los sectores en blanco) de 45/50%. ¿Se repetirá en 2022?

En la economía de altísima inflación todos buscan protegerse y si encima hay un cepo cambiario que permite a algunos acceder a un dólar oficial 50% más barato que los libres, se crean las condiciones para fuertes transferencias de ingresos y de riqueza.

En el año que concluye, la Argentina tuvo viento a favor por la suba de los precios internacionales de los granos y por el aporte extraordinario de US$4.300 millones del FMI que, junto con el cepo cambiario, le permitió recuperar lo perdido en 2020 por la pandemia. ¿Conseguirá el Gobierno dólares para avanzar?

Mirá también

Mirá también

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS