Sin acusar a nadie, Alicia Vikander habló de lo incómodo que fue hacer un desnudo en sus comienzos

0
50
sin-acusar-a-nadie,-alicia-vikander-hablo-de-lo-incomodo-que-fue-hacer-un-desnudo-en-sus-comienzos

Re linda Alicia Vikander. Ustedes saben, la chica que tomó un tren bala a Hollywood con su papel en Ex Machina y, de ahí en más hemos visto en pelis como Tomb Raider, La chica danesa, por la que se llevó el Oscar, o El caballero verde.

Tentada al desnudo, ella no suele escaparle al desafío. Sin embargo, en una reciente entrevista con Harper’s, la intérprete sueca se animó a conversar del tema:

Alicia Vikander en “Ex Machina” , de Ridley Scott. Foto AP

“Lo único que no se puede improvisar es una escena íntima: hay que hacer una coreografía y ubicarse perfectamente en tiempo y espacio. Me siento muy cómoda con mi cuerpo y la verdad es que hice bastantes desnudos y escenas de sexo, pero nunca es fácil…”

Una anécdota casi desagradable:

“Estuve en situaciones que no estaban bien, en las que no me sentí protegida. Hubo una vez en la que todo el mundo estaba ocupado haciendo sus cosas y en medio había una persona desnuda durante un par de horas…”, ironizó sobre sí misma. “Se supone que alguien debió haber llegado con una bata y no, no lo hizo. Debería haber sido atendida…”

¿Dónde no te dieron la bata? ¿¿Quién fue?? ¡¿En qué película?! “Mmmm…”, ella prefirió ser esquiva. O discreta. Sin citar el nombre de la peli , parece que el “descuido” se dio durante alguna de sus primeras producciones de corte independiente, en Suecia, en los inicios de su carrera.

Vikander se desnudó hasta el cuello en Tulip Fever y La música del terremoto, entre otros títulos.

En una entrevista de 2019, la chica señaló lo mejor es hacer esa clase de escenas en una sola toma. “Mi primera escena de sexo la hice a los 20 años y siempre fue todo muy técnico y profesional. Le digo al equipo que va a ser una toma. Una sola. Así, todo el mundo en el set está listo, porque hay que hacerlo en una toma”.

Con Michael Fassbender en “The light between oceans”.

“Yo particularmente creo que esa es la forma correcta de hacerlo”, declaró ante Cinemanía, “porque después todo el mundo se siente cómodo y con suerte, aunque es muy raro e incómodo, hay algo de magia que sale de la lente y convencerá al público”.

El #MeToo escandinavo

En noviembre de 2017, Vikander fue una de las 584 mujeres que pidió a las industrias cinematográfica y teatra sueca que aborden lo que consideran “una cultura de mala conducta sexual”. Estampó su firma en una carta abierta publicada en el periódico sueco Svenska Dagbladet.

La carta -una suerte de #MeToo escandinavo- incluía varios relatos de acoso sexual, asalto y violación sufridos por mujeres en la industria sueca, todos narrados anónimamente.

Los firmantes prometieron que “ya no estarán en silencio”. Luego de conocerse la publicación de la carta masiva, la prensa sueca informó que la ministra de Cultura, Alice Bah Kuhnke, había convocado a una reunión a los directores de la National Theatre Company de Suecia, el Royal Dramatic Theatre y la Royal Swedish Opera para interiorizarse en la materia.​

Alicia Vikander con su Oscar a la mejor actriz de reparto por “La chica danesa”. AFP

“Hace solo seis o siete años las cosas eran de otra manera. Cuando tenías una reunión de trabajo, entrabas en una habitación donde era raro que hubiera otras mujeres y donde no te atrevías a subir el tono de la conversación, a defender tu punto de vista. Y todo eso te parecía normal. Ya no…”, contó Alicia en una entrevista reciente.

A Vikander la veremos muy pronto en Irma Vep, serie de HBO en la que Olivier Assayas adapta su película homónima de 1996.

MFB

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA