Marc Stanley, embajador de los EE.UU.: “Estamos orgullosos de la Argentina por su condena a la agresión contra Ucrania”

0
57
marc-stanley,-embajador-de-los-eeuu.:-“estamos-orgullosos-de-la-argentina-por-su-condena-a-la-agresion-contra-ucrania”

– ¿Cuáles son los objetivos en su misión en la Argentina?

– Soy nuevo en el Departamento de Estado. Pero he aprendido algo, tienen muchos acrónimos. Y creé mi propio acrónimo para Argentina. Es FCTT. Es muy sencillo, es Friendship (Amistad), Cooperation (Cooperación), Trade (Comercio) y Tourism (Turismo). Esos son los cuatro pilares en los que me quiero enfocar. Hay asuntos debajo de cada uno de ellos. Quiero ponerlo en mi tarjeta. (risas)

– Antes de venir a Buenos Aires le dijo a los senadores de su país que la economía argentina era “un hermoso autobús turístico cuyas ruedas no funcionaban correctamente”. Usted fue crítico. ¿Cuál es su opinión ahora de su experiencia directa?

– Me alegra que haya formulado la pregunta de la manera que la formuló, porque es incorrecto, lamentablemente. Ese fue en realidad un comentario amoroso, que venía de mi corazón, pero era una metáfora que no se tradujo bien al castellano. Lo que quería decir es que Argentina es uno de los países más bellos del mundo, con impresionantes recursos naturales, una impresionante topografía, y un impresionante capital humano. Y que todo funciona muy bien para Argentina. La economía y el trato con el FMI son un desafío. Y si eso se arregla, todo va a funcionar bien muy pronto. Y la verdad es que fue un comentario muy afectuoso, en donde decía que apoyo que la Argentina haga funcionar su economía un poco mejor, porque todo lo demás brilla aquí, no era crítico en absoluto.

-Pero… ¿Cómo que no fue bien interpretado?

– Fue interpretado como un comentario crítico… Fue mal interpretado y es mi culpa. Debí haberme anticipado a cómo se traducirían las cosas. Pero una vez que la gente me conoce, si cometo un error, admitiré el error. Eso no fue un error, salvo por la traducción equivocada. Ese fue un comentario desde el corazón, y amo este país y no insultaría nunca este país.

– ¿Cuáles son los principales problemas que ve en la economía argentina? ¿Falta de un plan económico estable? Inflación, exceso de gasto público…

– A medida que viajo por Argentina, los argentinos de cada lado del espectro político me dicen que les gustaría ver que baje significativamente la inflación, que baje significativamente la pobreza, que la economía funcione mejor. No soy yo quién para decirle a Argentina lo que tiene que hacer. Yo no estoy para identificar problemas, yo busco oportunidades. Y tengo en mente muchas oportunidades para que a este país le vaya muy bien.

– ¿Y puede hablar de las fallas sobre el modo en que el Gobierno maneja la economía?

– No se me paga para eso… No soy un experto en juzgar… Sencillamente veo grandes oportunidades en la economía actualmente. No sólo para la relación bilateral, sino francamente para Argentina. Si yo fuera un inversor diría que Argentina es un buen lugar para mirar hoy en día.

– ¿Un buen lugar para invertir?

– Lo ha sido. Estados Unidos es el principal inversor en Argentina, y sé que hay muchas empresas norteamericanas que quieren invertir, y creo que quieren trabajar con el gobierno para mitigar riesgos para sus inversiones. Por ejemplo, el acceso al capital es un tema del que seguramente quieran hablar. Asegurarse de que se entienden las problemáticas laborales, de propiedad intelectual, pero sigo escuchando sobre empresas norteamericanas que quieren invertir aquí y si yo fuera ellos, creería que éste es un lugar importante a considerar.

– Pero la Cámara de Comercio americana, la AmCham, ha sido crítica de la economía. Por ejemplo, el programa de precios cuidados, los problemas que las empresas tienen para operar en el país… la inflación. ¿Qué puede hacer usted al respecto?

– De nuevo, usted habla de los temas de la Cámara, y esos temas no son necesariamente los míos. Pero le diré que he oído a ministros decir que para atraer inversiones saben que tienen que considerar estos temas de acceso a capitales, eso es lo que harán.

– ¿Es un problema lidiar con la interna entre el albertismo y Cristina Kirchner y La Cámpora? Dentro del mismo gobierno querían default con el FMI…

– No presto atención a los temas políticos ahí. O bien quieren trabajar con las empresas norteamericanas o no. Y si lo hacen, las empresas norteamericanas responderán. La política ahí no es relevante para mí en absoluto.

– ¿Tampoco lo es la pelea entre el presidente Alberto Fernández y Cristina Kirchner?

– De nuevo, honestamente no gasto nada de tiempo considerando lo que usted menciona. No afecta mi trabajo. Si es que es así, yo no sé si están peleando o no. No estoy de acuerdo ni en desacuerdo. Sencillamente no lo sé. No me involucro. Estoy enterado de que hay artículos en los medios masivos, pero es todo lo que sé.

– Usted estuvo con Cristina Kirchner y ella tuiteó que le pidió ayuda en su proyecto para crear un Fondo para pagarle al FMI con bienes no declarados en el exterior. ¿Usted qué le respondió? (Stanley tuiteó después con humor que habían hablado de la familia y de los “chocolates patagónicos”)

– No me pidió ayuda. Lo que me pidió fue que considerara un proyecto de ley que había sido producido en el Senado ese día. Que ella cree es que copia de lo que Estados Unidos está intentando hacer. Y me pidió que lo mirara y a lo mejor dar algún consejo sobre su versión del proyecto de ley. Y vayamos hacia atrás un segundo. Vamos a decir que esto es muy importante. Estados Unidos no cree que la gente puede esconder su dinero fuera de su país y no pagar impuestos. También creemos que otros países… respetamos a otros países que tienen la misma perspectiva, porque no es justo hacer trampa. Y eso es lo que hace a nuestra ley, dijo ella. Yo no la he visto todavía. Y lo que le dije fue que iba a tomar el proyecto de ley (se refiere al del cristinismo), que lo iba a traducir al inglés, y que se lo daría al Departamento de Justicia, el Tesoro y al Departamento de Estado. Y si tenemos algún feedback se lo daremos. No puedo hacer promesas porque no sé qué es lo que dice el proyecto de ley, pero si tenemos feedback para dar, lo haremos con gusto.

– Usted entonces no dijo ni “sí” ni “no”…

– Soy un abogado. He sido entrenado para leer antes de decir sí o no. Espero que todos hagan eso. Espero que Cristina Kirchner haga eso. Espero que todos lo hagan. Entonces sí acordé en considerar seriamente el proyecto de ley y si había modos en que pudiéramos ayudar con el lenguaje del proyecto lo haríamos. No tengo recuerdo de haber hablado… no voy a entrar en detalles de la reunión, pero no recuerdo haber hablado de aplicación o nada parecido. No lo recuerdo.

– ¿Qué otros temas habló con la vicepresidenta y qué impresión le dio?

– Tuvimos una excelente reunión. No recuerdo todos los temas porque hubo tantos… Hablamos durante 1 hora y veinte minutos. Y ella fue muy generosa y espero que haya sentido que la reunión fue buena también. Fue un placer hablar con ella. Hablamos de la familia, del amor al país, de Argentina, de Estados Unidos, del chocolate de la Patagonia. Hablamos de que yo había tomado Fernet en Córdoba. Hablamos sobre mi objetivo de conocer las 23 provincias. Hablamos de cómo, y le expliqué, quería viajar por el país y hacer la mayor cantidad de amigos que pudiera para los Estados Unidos, y ella respetó eso.

– ¿La vicepresidenta refleja en sus declaraciones una relación difícil con Estados Unidos como de amor y odio? Sus dos gobiernos terminaron en problemas con Washington (en el último gobernaba el demócrata Barack Obama)

– La noción de tener una relación de amor- odio no es algo que hayamos discutido y tampoco sé si es así. Sé que tuvo muy buenas experiencias en Nueva York y en Estados Unidos. Sé que tuvo muy buenas experiencias conociendo a George Bush cuando fue presidente. Conoció a Hillary Clinton, hay muchas personas de Estados Unidos de las que habló con respeto. No me demoro en lo negativo. Busco lo positivo. Y nuestra conversación fue positiva y muy agradable.

– ¿Y hay alguna posibilidad de que Alberto Fernández tenga una reunión bilateral con Joe Biden durante la Cumbre de las Américas en junio, en Los Angeles?

– No sé cómo es la agenda… Sin duda creo que sería una gran cosa si ocurriera. Como no estoy a cargo, no puedo hacer que eso ocurra. Pero hablé con Joe Biden en noviembre y me dijo que con gusto estuvo sentado junto a Alberto Fernández y su pareja en Glasgow, y el gusto que tuvo Joe Biden de visitar el lugar con ellos también. Me alegra que hayan tenido la oportunidad de reunirse y conversar. Y de nuevo, como le digo que es importante que los argentinos visiten Estados Unidos y que estadounidenses visiten Argentina, es igualmente importante que nuestros líderes se encuentren. Y me encantaría que eso ocurra. No sé si será posible.

– Vamos a Ucrania. El Gobierno tuvo un giro en su posición inicial de cuidar su alianza con Vladimir Putin a condenar la invasión. ¿Hubo un pedido del gobierno de Estados Unidos? (N.de R. desde el Departamento de Estado manifestaron entonces molestia por declaraciones de Alberto F. en Rusia sobre EE.UU)

– No creo que Argentina haya cambiado su posición, creo que Argentina apropiadamente criticó la agresión a Ucrania. Y para serle honesto, estamos orgullosos de ser aliados de Argentina en este tema. Argentina es presidente del Consejo de Derechos Humanos de Naciones Unidas, lo que es muy importante, y nosotros estamos en ese consejo. Por fortuna desde ayer Rusia no está más en ese Consejo El zorro ya no tiene permitido entrar al gallinero. Pero estamos orgullosos también de nuestra alianza en la Asamblea General de Naciones Unidas, en la OEA (Organización de Estados Americanos). Y la Argentina ha sido coherente diciendo que cuando sin provocación uno ingresa a otro país y lo ataca, cometiendo violaciones a los derechos humanos, y crímenes de guerra y tortura, debería ser expulsado. Estamos orgullosos de nuestra alianza en ese tema también.

– ¿Y son aliados en la OEA? Argentina condenó al régimen de Daniel Ortega pero tiene otra posición sobre Venezuela y Cuba (que no está en la Organización)

– Creemos que con Argentina compartimos los valores de los derechos humanos. Y Argentina juega un papel fundamental en Latinoamérica como presidente de CELAC y como líder de Latinoamérica. Sé que la Argentina está en contra de la violación de los derechos humanos, y no vamos a estar de acuerdo el 100% de las veces en tácticas, y el modo en que lidiamos con los asuntos. Pero sé que están en contra de la violación de los derechos humanos. Y entonces seguiremos hablando sobre Venezuela, seguiremos hablando sobre Cuba, y esperamos estar alineados.

– ¿Qué le pareció la foto de Mauricio Macri con Donald Trump? (el republicano nunca le reconoció el triunfo electoral a Biden y son enemigos políticos)

– No tengo opinión sobre la foto. Macri conoce a Trump desde que tiene 28 años. Han jugado al golf juntos, Trump ha hecho negocios con su padre. No le voy a decir a Macri con quién reunirse. Igualmente cierto, lo que le digo a Jorge Arguello, el embajador en Estados Unidos, es que él debería reunirse con personas de los dos lados, republicanos y demócratas, derecha e izquierda, porque su trabajo es como mi trabajo, su trabajo es hacer la mayor cantidad de amigos para Argentina en Estados Unidos. Macri puede reunirse con quien quiera reunirse.

El embajador estadounidense, Marc Stanley, durante su entrevista con Clarín Foto, Martín Bonetto – Clarín

Perfil más político para un destino diplomático clave

Si el tuit con el que Marc Stanley le respondió a otro tuit de Cristina Kirchner sobre el encuentro que ambos mantuvieron recientemente se leyó en tono de humor o broma, eso que dijo de que con la ex presidenta habían hablado “de la familia y los chocolates patagónicos” tiene mucho de parecido a cómo se muestra el nuevo embajador de los Estados Unidos.

Por empezar, su núcleo familiar directo, es decir, su mujer Wendy y sus tres hijos (dos varones y una chica), son inseparables. Al punto que como son grandes ya no vinieron con el matrimonio a vivir al fastuoso Palacio Bosch, pero viajan a ver sus padres tanto como pueden. Y hasta se los puede ver a los cinco caminando por los bosques de Palermo. Claro, con una seguridad descomunal.

Lo que hizo al destacar un producto regional como el chocolate de la Patagonia –Cristina una vez puso énfasis en los Rapanui- hace a una de sus metas, teniendo en cuenta la constante curiosidad del embajador por saber qué ciudades de los Estados Unidos conocía esta cronista. “Una cosa que voy a hacer es ir a 23 provincias de aquí, porque no soy solamente el embajador en Buenos Aires. Soy el embajador en Argentina. (ya estuvo en Córdoba). Y mucha gente no conoce Estados Unidos. Entonces voy a ir a Santa Cruz, Santa Fe, Salta, Jujuy, a todos lados, Formosa, y voy a tratar de que la gente sepa más sobre la cultura norteamericana y las empresas norteamericanas y yo voy a aprender más sobre Argentina. Y estoy muy entusiasmado”.

Al momento, se conocen algunos elementos de Marc Stanley que ya van conformando una foto de su personalidad, cien por ciento hiperactiva y que recibe a sus visitas con una amplia sonrisa. Un diario de su natal Dallas, Texas contó que tuvo un accidente muy grave en bicicleta en 2020, y eso le que cambió, de mínima, su forma de hacer deporte, al que se dedica diariamente.

El mismo embajador contará a Clarín que tuvo un implante de cadera y no puede correr. Eso explica la exótica bicicleta con la que anda por Palermo para ejercitar duramente. Pero nada de ello se nota. Es un hombre alto, deportivo. Dice en broma que debe cuidarse porque se ha “enamorado demasiado” de las medialunas argentinas, pero extraña el picante texano en sus comidas.

Y su hiperactividad la dejó traslucir apenas llegó mostrándose con los líderes de todos los sectores políticos y buscando transmitir un mensaje “anti grieta”. Varios de los políticos con los que estuvo se fotografiaron con el regalo que descubrió para sus anfitriones: un termo de marca Stanley, que juega con su apellido y con el espíritu matero de los argentinos. Siendo uno de los principales recaudadores de fondos demócratas de la colectividad judía, con la que a su vez tiene alto vínculo, cultiva vínculos con las más importantes instituciones y va a la sinagoga, en la residencia estadounidense se pueden ver fotos suyas en circunstancias relajadas y de amistad con Bill y Hillary Clinton, con Barack Obama y con Joe Biden. Por cierto, para la última campaña del Partido Demócrata presidió el grupo de “Abogados por Biden”. Es cercano también a Jill, la primera dama de los Estados Unidos.

Itinerario

Marc R. Stanley tiene 65 años. Fue nominado embajador por Joe Biden en agosto de 2021, Presentó sus cartas credenciales ante como embajador de los Estados Unidos ante Alberto Fernández en enero de este año. Abogado de profesión, nacido en Dallas, Texas, es fundador de Stanley Law Group. Es activista político, líder en la comunidad judía y filántropo. Fue miembro del Consejo del U.S. Holocaust Memorial Museum.. Trabajó en el Congreso y en las campañas presidenciales demócratas . Más recientemente, presidió el grupo Abogados por Biden (2019-20). Está casado hace 37 años con Wendy, con quien tiene tres hijos, dos varones y una joven.

Al toque

Un proyecto: Aprender español

Un desafío: Encontrar tiempo para responder emails y mensajes

Un líder: El presidente Joe Biden

Un prócer: La futura jueza de la Corte Suprema de Justicia, Ketanji Brown Jackson

Una sociedad que admire: Ucrania

Una comida: Todo, literalmente

Una bebida: Fernet & Coke

Un recuerdo: En Bariloche, mirando hacia abajo desde la cima de la montaña

Un placer: Andar en mi bicicleta y ver a la gente

Un sueño: El fin del Covid

Un libro: ​La Caza del Zorro

Una serie: Game of Thrones

Una película: Notting Hill

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA