José Luis Espert definió a Juntos por el Cambio como “un envase con solo contenido de música cachengue”

0
27
jose-luis-espert-definio-a-juntos-por-el-cambio-como-“un-envase-con-solo-contenido-de-musica-cachengue”

En una exposición que brindó este jueves ante empresarios de la Bolsa de Comercio de Córdoba, el diputado nacional de Avanza Libertad por la provincia de Buenos Aires, José Luis Espert, definió a Juntos por el Cambio como “un envase con solo contenido de música cachengue“.

De cara a las elecciones presidenciales de 2023, el economista liberal anticipó que el Frente de Todos tiene “gran chance de perder” en las urnas, aunque aclaró que “una cosa es perder y que Cristina Kirchner no termine presa” y “otra es perder por goleada“.

Fue entonces que, sin nombrarlo de manera explícita, calificó despectivamente al armado opositor creado por Mauricio Macri: “La gran pregunta es si el kirchnerismo pierde a manos de un envase con solo contenido de música cachengue, como en 2015, o pierde con alguien con el cuchillo entre los dientes, haciendo las reformas que hay que hacer”.

“Tengo la esperanza de que pierda frente a un programa de transformaciones”, se ilusionó, no obstante, sobre los destinos del gobierno de Alberto Fernández.

José Luis Espert expuso en la Bolsa de Comercio de Córdoba. Foto Prensa

Al ser consultado respecto de esas “reformas que hay que hacer”, lejos de brindar ejemplos concretos, se limitó a asegurar que se trata de “sentido común”. “Es lo que la mayoría del mundo hace, pero hay que tener mucho huevo y mucho ovario para hacerlo”, completó, sin más precisiones.

En cambio, se mostró más elocuente y dispuesto a brindar argumentos más puntuales en el plano económico. En tono pesimista, sostuvo que no descarta que “la Argentina tenga una crisis“, no tan profunda como la del 2001, “sino como la del 2008 o 2009”, acompañada por “un salto inflacionario”. “Es un escenario posible en los próximos 15 meses”, sentenció.

Aún en su rol de analista económico para su audiencia de turno, reflexionó: “En materia macroeconómica, lo que sucede es parecido a lo del 2013, pero también es parecido a lo de antes y ante Hace 60 años, que son los que tengo, que se hace todo mal y por eso le va mal al país. El plan de Alberto Fernández va a terminar en una crisis. En 60 años tuvo ocho planes que terminaron en crisis, todos terminaron así porque están mal”.

En ese sentido, remarcó que existen tres cosas en las que coinciden los planes que fracasaron y que “la Argentina debe cambiar para no terminar siendo una gran villa miseria“.

José Luis Espert expuso en la Bolsa de Comercio de Córdoba. Foto Prensa.

“La primera es terminar con la protección ineficiente; debe abrirse al comercio. No es abaratar el valor del dólar sino no cobrar aranceles, es no poner restricciones cuantitativas. Después deben venir, en simultáneo, todas las reformas estructurales que se requieren”, comenzó.

En segundo lugar, destacó que “el gasto público debe bajar al menos 10 puntos del PBI para que haya chances de una reforma fiscal, porque el sector privado no da más de pagar impuestos”.

Como último punto, precisó: “La otra reforma es laboral. No hay ningún empresario que quiera incorporar un empleado; es como adoptar un hijo, no se lo puede sacar de encima. Culpa de estas leyes laborales hay millones de trabajadores en la informalidad, sin ninguna protección”.

Guido Sandleris anticipó “un salto inflacionario” si el Gobierno sigue aumentando el gasto público 

Durante el evento, también brindó una exposición Guido Sandleris,  y expresidente de Banco Central durante el último año del mandato de Mauricio Macri y asesor de Asuntos Estratégicos del Instituto de Investigaciones Económicas de la Bolsa de Comercio de Córdoba, que preside Manuel Tagle e hizo las veces de anfitrión de las ponencias.

Guido Sandleris, expresidente del Banco Central durante el último año de mandato de Mauricio Macri. Foto Reuters/Ricardo Moraes.

Alineado con los pronósticos de Espert, anticipó “un salto inflacionario” en caso de que “el Gobierno decida seguir con el gasto público creciente”.

“El otro camino es hacer algo de ajuste fiscal y acelerar la devaluación para achicar la brecha y comprar algo menos dólares. Ese camino reduce los riesgos de un cimbronazo”, planteó. 

Por otro lado, respaldó el rol del Banco Central y aclaró que “la primera causa por la que no puede comprar dólares es por la debilidad política del Gobierno“, que lo obliga a “empujar el gasto público para sostener el mensaje de que la economía está creciendo”.

DS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA