En Netflix, La cabeza de la araña une a Chris Hemsworth con el director de Top Gun Maverick

0
24
en-netflix,-la-cabeza-de-la-arana-une-a-chris-hemsworth-con-el-director-de-top-gun-maverick

Suena La canción lógica, de Supertramp, al inicio de La cabeza de la araña, la distópica película de Joseph Kosinski (Top Gun Maverick) con Chris Hemsworth (Thor, cuando juega para el Universo cinematográfico de Marvel) y Miles Teller (Whiplash), estrenada este viernes en Netflix.

Y si bien no todas las canciones de la banda sonora del filme tienen su implicancia en la trama, hay que escuchar a Roger Hodgson cuando canta aquello de Please tell me who I am (por favor decime quién soy), porque algunos personajes de la película, de tanta droga que tienen encima, no saben quiénes son.

Uno de ellos es Jeff, interpretado por Teller, que viene de trabajar con Kosinski en Top Gun Maverick, como Rooster, el hijo del fallecido Goose. Se entiende, en parte, por qué siendo un reo aceptó no estar en prisión y que testeen drogas en su cuerpo, como hacen otros convictos. Es un experimento médico, científico o como quieran llamarlo.

El australiano Chris Hemsworth produjo y protagonizó esta película de John Kosinski en su país. Fotos Netflix

El lugar es manejado por Steve Abnesti (Chris Hemsworth), un investigador en eso que podríamos llamar la isla bonita.

La cabeza de la Araña es el título, y también la denominación de este centro de detención alejado de todo, lujoso, enclavado en una isla con un muelle espectacular. Los convictos aceptan ser conejillos de Indias en un ambiente super cool, a cambio de no ingerir la típica comida cuasi vomitiva de las cárceles.

Chris Hemsworth conduce la lancha y Miles Teller va con los ojos tapados. Y no es que confíe demasiado.

Es que allí no hay celdas con barras, sino dormitorios individuales, la gente de la cocina pasa con bandejas con exquisiteces (Lizzy es el interés romántico de Jeff, interpretada por Jurnee Smollett, de Lovecraft Country y Aves de presa), hasta hay campeonatos de ping pong y, si se portan bien, como Jeff, hasta pueden disfrutar de un viernes libre.

Terror, risa o sexo

Claro que, para recibir esos beneficios, también reciben drogas (ellos deben consentir cada vez que se las administran en su fluido). Steve y su asistente Mark (Mark Pagio) les administran drogas a partir de un dispositivo que llevan pegado en su cuerpo (Movipack), con un catalizador, y observan los distintos efectos y vigilan sus reacciones.

Steve (Hemsworth) invita a Jeff (Teller) a ver cómo reaccionan otros convictos con las drogas.

Steve y/o Mark pueden, moviendo con un dedo la pantalla de su celular, pasar de suministrarle una droga que estimula la verbalización a otra que les hace experimentar un terror alucinante (la bautizan Terrorflox). En el medio, hay alguna que los hace reír, aunque deberían reaccionar de otra manera al escuchar lo que les dicen, o comportarse sexualmente de manera frenética.

“Quiero saber si el amor, si este amor, dura”, dice luego de que Jeff y Heather (Tess Haubrich), que no se conocían, se amen desaforadamente. “Estamos trabajando por un mundo mejor”, dice Steve en más de una oportunidad.

¿Será otro científico loco, en medio de una isla perdida?

Jeff y Lizzy (Jurnee Smollett, de “Lovecraft Country” y “Aves de presa”): el amor ¿es más fuerte?

Kosinski, que tiene mucha experiencia en el cine de ciencia ficción (Tron: El legado, Oblivion: El tiempo del olvido, con Cruise) se basó en el cuento Escape from Spiderhead, un relato distópico de George Saunders publicado en la revista The New Yorker. Que la hayan adaptado los guionistas de Deadpool, Paul Wernick y Rhett Reese, no garantiza que esto sea una comedia de acción.

En todo caso se trataría de una sátira, pero hasta ahí.

Hay convictos de toda clase que aceptan que los droguen con tal de no pasarla (tan) mal.

La amenaza de que el Estado o un privado pueda manejar las emociones de cualquier ciudadano campea en la trama, pero La cabeza de la araña, al menos la película, más que hacer esos planteamientos va por el lado de la acción, con algún que otro toque de comedia. Para aflojar los nervios.

De a poco -y no teman que no vamos a spoilear nada- se irá develando por qué los convictos terminaron presos, y cuál sería la finalidad de Steve.

Miles Teller, que estuvo en “Top Gun Maverick”, también dirigida por John Kosinski.

Hemsworth y Teller parecen cómodos en sus papeles, salvo cuando -si es una película de acción- el guion los obligue a pelear. Si Chris no es tan despiadadamente gracioso como cuando lleva el martillo de Thor, es por el guion, y Teller luce muy serio. ¿Por qué tan serio?, le preguntaría el Guasón, pero ya estaríamos hablando de otra película, y La cabeza de la araña termina siendo un entretenimiento no tan alucinante.

Un consejo, cuando la vean NO LEAN al comienzo la descripción que acompaña la calificación de +16, porque hay un spoiler. De nada.

“La cabeza de la araña”

Buena

Acción/drama. Australia, EE.UU., 2022. Título original: “Spiderhead”. 106′, SAM 16. De: Joseph Kosinski. Con: Chris Hemsworth, Miles Teller, Jurnee Smollett. Disponible en: Netflix.

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA