Una funcionaria de Axel Kicillof habló en lenguaje inclusivo en un acto escolar en Berisso: fue silbada y abucheada

0
27
una-funcionaria-de-axel-kicillof-hablo-en-lenguaje-inclusivo-en-un-acto-escolar-en-berisso:-fue-silbada-y-abucheada

Susana Aguirre Ponce, jefa de Educación Pública del partido de Berisso, fue silbada y abucheada este martes cuando emitió un discurso en el que utilizó lenguaje inclusivo. En presencia del intendente kirchnerista, Fabián Gagliardi, la funcionaria de Axel Kicillof llevó adelante la jura de la bandera de estudiantes del distrito en ese registro y los padres que participaban en el acto reaccionaron.

El episodio, que tomó gran notoriedad no solo por el fuerte rechazo que recibió Aguirre Ponce, sino también porque quedó atado a la polémica de la reciente decisión de la Ciudad de Buenos Aires de prohibir la “e”, la “x” y el “@” en las aulas de ese distrito, fue filmado por los presentes por intermedio de sus dispositivos móviles. Y se viralizó por WhatsApp.

“Vino un momente (sic) sumamente importante para cada una de nuestras historias. Mis querides estudiantes, esta es la bandera que creó Manuel Belgrano en los albores de nuestra libertad. Simboliza a la República Argentina, nuestra patria”, arrancó Aguirre Ponce en el acto que se hizo en el Club Almafuerte de Berisso y con algunas fallas en el recurso idiomático aplicado.

Los murmullos comenzaron a aparecer, aunque la funcionaria dependiente del Ministerio de Educación bonaerense prosiguió con su exposición en el acto conmemorativo por la muerte de Manuel Belgrano, creador de la bandera.

“Es el símbolo de nuestra libre soberanía, que hace sagrados a cada uno (sic) de nosotres y a todos los pueblos del mundo”, añadió, mientras los comentarios iniciales, lejos de aplacarse estallaron en quejas al instante de pronunciado ese “nosotres” en lenguaje inclusivo.

Susana Aguirre Ponce, junto al intendente Fabián Cagliardi.

Otra expresión donde la funcionaria abordó el lenguaje inclusivo profundizó la tensión. “Simboliza nuestro presente, en el que día a día debemos construir la democracia que nos ennoblece y conquistar el conocimiento que nos libera, y nuestro futuro y el de las sucesivas generaciones de argentines”, afirmó.

Aguirre Ponce elevó la voz para que sus palabras no quedaran sumergidas en los silbidos y abucheos que generó. Inició entonces la propuesta para que los estudiantes de nivel primario entreguen el tradicional “sí, acepto”, a coro.

“Después de un bochornoso discurso tratando de usar el lenguaje inclusivo, (de) la señora Susana, representante del Consejo Escolar, se ha jurado la bandera acá en la ciudad de Berisso”, cerró quien realizó la filmación viralizada.

Al parecer, en el auditorio tomaron con rechazo el cuestionado modo de hablar de la funcionaria, que pareció exagerarlo incluso, al fallar en algunas acepciones, casi como una pelea silenciosa para contrastar la polémica del otro lado de la General Paz.

La prohibición porteña al lenguaje inclusivo

Como una medida que busca “recuperar los aprendizajes perdidos”, el Ministerio de Educación porteño firmó una resolución que generó polémica, porque prohibió que los docentes usen el lenguaje inclusivo dentro de las aulas. Ya no se podrá decir “chiques” o escribir “todxs” frente a los alumnos.

El argumento es que, en el contexto de la emergencia educativa generada por la pandemia, esas expresiones son una barrera que dificulta el aprendizaje de la lectoescritura.

En su artículo 1°, la medida firmada por la ministra de Educación porteña, Soledad Acuña, estableció que todos los docentes del distrito, de los niveles inicial, primario y secundario, tanto de escuelas públicas como privadas, “deberán desarrollar actividades de enseñanza y realizar las comunicaciones institucionales de conformidad con las reglas del idioma español, sus normas gramaticales y los lineamientos oficiales para su enseñanza”.

También se aprobaron tres guías prácticas y de recomendaciones para el uso de la comunicación inclusiva (uno por cada nivel educativo), elaborados por los expertos del Ministerio. Allí exhibieron a los docentes las formas en que sí se puede usar un lenguaje no sexista, porque no deforman la lengua y no ponen trabas al aprendizaje de la lectura y la escritura.

DS

TEMAS QUE APARECEN EN ESTA NOTA