Estados Unidos prohíbe la venta de cigarrillos electrónicos de esta marca

0
41
estados-unidos-prohibe-la-venta-de-cigarrillos-electronicos-de-esta-marca

Dijo que no había podido demostrar que la comercialización de los productos fuera “apropiada para la protección de la salud”. La empresa apelará la medida

Por iProfesional

24/06/2022 – 08,14hs

La Administración de Medicamentos y Alimentos (FDA) prohibió el jueves la venta en Estados Unidos de todos los cigarrillos electrónicos de la marca Juul Labs, una decisión con efecto inmediato, según un comunicado de prensa de la entidad.

La FDA descubrió que esa empresa, que disfrutó de un éxito fenomenal y dominó el mercado a fines de la década de 2010 con sus vapeadores en forma de memoria USB y recargas de nicotina con sabores frutados o dulces, no había podido demostrar que la comercialización de sus productos fuera “apropiada para la protección de la salud pública”.

Tras esta decisión, “la empresa debe dejar de vender y distribuir” los productos para los que actualmente tiene autorización y aquellos que estén en las tiendas “deberán ser retirados”.

La agencia completó una revisión de dos años de los productos de la compañía para garantizar el beneficio sanitario para los adultos, incluida la ayuda para dejar de fumar cigarrillos tradicionales.

En 2020, la FDA ya había prohibido la comercialización de vapeadores de recarga, del tipo Juul, con gustos aromatizados, autorizando únicamente los sabores a tabaco y mentolados.

Un año más tarde desafió a varias compañías por los vaporizadores que expendían, pero también dio luz verde a productos presentados por las empresas R.J. Reynolds Tobacco, Logic o Njoy.

El argumento de la prohibición

La prohibición anunciada el jueves demuestra el compromiso de la FDA “para garantizar que todos los cigarrillos electrónicos y otros productos que liberan nicotina a través de un dispositivo electrónico actualmente en el mercado cumplan con los estándares de salud pública“, dijo a la prensa el jefe de la agencia, Robert Califf.

La FDA no considera que los productos de Juul presenten un “riesgo inmediato“, pero estima que la empresa no ha proporcionado datos suficientes para poder evaluar “los posibles riesgos toxicológicos”.

Juul Labs anunció que apelará la medida. “No estamos de acuerdo con los hallazgos y la decisión de la FDA y seguimos creyendo que hemos brindado suficiente información y datos basados en investigaciones de alta calidad para abordar todos los problemas planteados por la agencia”, declaró el director de regulación de la empresa, Joe Murillo, en un comunicado.

“Tenemos la intención de buscar la suspensión (de la resolución) y estamos explorando todas nuestras opciones bajo las regulaciones y la ley de la FDA, incluida la apelación de la decisión y la participación de nuestro regulador”, acotó.

La empresa con sede en San Francisco fue acusada de haber participado en gran medida en el aumento del vapeo entre los adolescentes con anuncios y operaciones de marketing dirigidas especialmente a estudiantes de secundaria.

En 2019, Juul Labs suspendió las ventas de recargas de sabores, populares entre los jóvenes, y se comprometió a revisar su estrategia de marketing.

Una prohibición poco segura

Los productos de Juul “existen solo para que los fumadores adultos hagan la transición de los cigarrillos combustibles”, dijo el presidente ejecutivo KC Crosthwaite en el sitio web de la compañía, y agregó que se está “trabajando duro” para reconstruir su reputación luego de una “erosión de confianza en los últimos años”.

El impacto de la decisión de la FDA está “lejos de ser seguro” dada la probabilidad de una apelación, estimó de todas maneras la consultora Goldman Sachs, en un análisis emitido antes del anuncio. “Ya hay varios precedentes de revocación” de órdenes de este tipo, precisó.

Juul tiene actualmente alrededor del 36% de participación en el mercado de vaporizadores de Estados Unidos, contra 70% antes de las acciones restrictivas de la FDA sobre los cigarrillos electrónicos con sabor, según la nota de Goldman Sachs.

El martes, la administración Biden anunció que desarrollaría una nueva política para exigir a los productores de cigarrillos reducir la nicotina a niveles no adictivos.

La tabacalera estadounidense Altria, propietaria del 35% de las acciones de Juul Labs, estima que a fines de 2021 la start-up valía solo 5.000 millones de dólares.