Juan Alberto Badía hubiera cumplido 76 años: de su amor por River a su colección de objetos más extraña

0
26
juan-alberto-badia-hubiera-cumplido-76-anos:-de-su-amor-por-river-a-su-coleccion-de-objetos-mas-extrana

El locutor y conductor aseguró en varias oportunidades que lloró más por el descenso de su equipo que al enterarse de que tenía cáncer.

Juan Alberto Badía murió el 29 de junio de 2012 (Foto: América)

Juan Alberto Badía hubiera cumplido 76 años este 29 de noviembre. El recordado locutor y conductor era tan fanático de River Plate que, según él mismo contó, lloró más con el descenso de su equipo en 2011 que cuando se enteró de que padecía cáncer de mediastino. Esa enfermedad, agravada por una neumonía, provocó su muerte el 29 de junio de 2012.

Una de sus últimas alegrías antes de su fallecimiento, justamente, fue el ascenso y regreso de River Plate a la Primera A, que ocurrió el 23 de junio de 2012, apenas seis días antes de su desaparición física. El descenso de su equipo, consumado el 26 de junio de 2011, había sido una tragedia para él y le dolió más que su propia enfermedad, tal como le había dicho en una entrevista al diario Clarín.

Leé también: Badía entrevista a su hijo pródigo

Aunque parezca difícil de comprender para quienes no sienten una pasión similar, estas fueron sus palabras textuales en esa ocasión: “Irse al descenso fue una tragedia, una muerte anunciada. A veces hay que tocar fondo para aprender. Lloré más con el descenso de River que cuando me enteré de mi enfermedad”.

Juan Alberto Badía y su gran fanatismo

Nacido en Ramos Mejía el 29 de noviembre de 1946, Juan Alberto Badía era hincha del equipo de Núñez desde su infancia. Alentado por su padre Juan Ramón, locutor y maestro de locutores, jugaba “a la radio” con su hermano, intercalando música con imitaciones de voces.

Una de las pocas fotos de Juan Alberto Badía con la camiseta de River Plate (Foto: eltrece)

En 1970 logró su título en el Instituto Superior de Enseñanza Radiofónica (ISER) y empezó a trabajar, haciendo una suplencia en Radio Antártida, de donde se mudó a Rivadavia, El Mundo y luego a Del Plata. Entonces comenzó su exitosa carrera tanto en la radio, de la cual saltó en los ochenta a la televisión, en el exitoso ciclo Badía y Compañía.

El programa fue revolucionario y llegó a extenderse durante nueve horas al aire. Presentaba shows en vivo, en los cuales Badía alentaba al rock nacional, entrevistas y también juegos y entretenimientos. Entre sus invitados estuvieron Luis Alberto Spinetta, Charly García, Virus, Soda Stereo y Los abuelos de la nada, entre otros muchos artistas icónicos de nuestra música.

Además, el conductor aprovechaba cada programa para hacer sonar alguna canción de Los Beatles, que consideraba la mejor banda del mundo. Con el tiempo se convirtió también en un coleccionista de los objetos y recuerdos que podía conseguir de los cuatro de Liverpool.

Dos de sus sueños logrados fueron haber conocido en persona a Paul McCartney y Ringo Starr. Durante el recital de Ringo Starr & His All Starr Band en el Luna Park, el 8 de noviembre de 2011, fue ovacionado por el público argentino, que se puso de pie para agradecerle y alentarlo en su recuperación.

Juan Alberto Badía y un amor correspondido

Juan Alberto Badía tenía una platea en River, que solamente dejó de usar en dos ocasiones: cuando estuvo enojado con el entonces presidente José María Aguilar y cuando su enfermedad no le permitió ir a la cancha.

Marcelo Tinelli y Juan Alberto Badía, en una de las últimas entrevistas mutuas que se hicieron. (Foto: archivo 360 TV)

Era admirador del juego de Norberto Alonso, Daniel Passarella y Ramón Díaz. Y su equipo favorito de todos los tiempos fue justamente el dirigido por el riojano, ganador de múltiples campeonatos en la década del 90.

Cuando el plantel de River se enteró de la enfermedad de Juan Alberto Badía, en febrero de 2011, le prepararon una sorpresa para agradecerle por su fanatismo. Matías Almeyda y Mariano Pavone lograron la autorización del vicepresidente Diego Turnes para regalarle una camiseta autografiada por todos los integrantes del equipo, que recibió una de sus hijas, Bárbara.

Leé también: Admiración sin barreras: los hinchas de Boca también despidieron a Badía

Cuando Juan Alberto Badía la recibió en su casa, dijo: “Esta camiseta me da fuerzas para seguir. Amo a River. Que los jugadores piensen en mí es algo fabuloso. Que me aprecien los jugadores del equipo de fútbol de mi vida es como que me bese mi nieto”.