23.1 C
Buenos Aires
HomeSociedadVacunas o inmunidad natural: qué pesó más en la abrupta caída de...

Vacunas o inmunidad natural: qué pesó más en la abrupta caída de las muertes por Covid

The Lancet dio una respuesta a esa pregunta. Y cifras oficiales indican cuánto bajaron las muertes totales versus en los vacunados. ¿Pero es posible separar una cosa de la otra?

Las muertes por Covid vienen en descenso de manera sostenida. El parte del último lunes dio cuenta de 10 decesos en una semana. Si se saca el promedio del último año, la cuenta da 17 por día. Desde el 3 de marzo de 2020 -fecha del primer contagio en el país- hasta febrero de 2022, el promedio diario fue de 178.

La caída es elocuente al medir las cifras de los últimos tres meses. El registro ha sido de 32 muertes cada siete días, con un máximo de 67 en la semana 1 de 2023 y un mínimo de 5 en la semana 5.

La cantidad de muertes, sin discriminar entre vacunados y no vacunados, bajó 10 veces entre los dos primeros años de la pandemia y el tercero.

Si se pone la lupa sólo en los vacunados, un dato permite aproximarse a cuánto se redujeron las muertes entre aquellos que no completaron el primer esquema (dosis 1 y 2) y los que recibieron tres dosis.

Estas proporciones, incluidas en la información epidemiológica periódica que publica el Gobierno, están hechas sobre los mayores de 60 años, la población más vulnerable. La reducción de muertes por la mejor cobertura vacunal, sostenida en el tiempo, ha sido medida en 5 veces.

En las terapias intensivas del país hay actualmente 293 internados por Covid. Foto: Luciano Thieberger.

De manera que el descenso general de las muertes en el último año, con respecto a los dos anteriores, según esta lógica, habría sido el doble que la baja que se viene registrando entre vacunados y no vacunados que perdieron la vida.

En ese saldo de muertes evitadas que no se explicarían por la vacunación aparecen diferentes factores, entre ellos la edad de los infectados o el hecho de no ser un paciente de riesgo, como así también haber adquirido inmunidad natural tras una primera infección. Inmunidad que no evita el contagio pero reduce la letalidad.

Se suma la influencia de Ómicron, de todas las variantes conocidas hasta ahora la que los expertos han considerado menos agresiva por el hecho de que su ataque se concentra más en las vías respiratorias superiores que en los pulmones, como ocurría con sus antecesoras.

Estos datos sobre la dimensión que ha adquirido el descenso de las muertes por Covid y sus causas, elaborados en base a registros oficiales, surgen días después de que una investigación publicada en la revista The Lancet intentara responder una de las preguntas del millón: qué protege más, la vacuna o el haber tenido Covid.

Dicho trabajo llegó a la conclusión de que la inmunidad natural es tan persistente como la que ofrece la vacuna. Sin embargo, todo depende de las condiciones de riesgo del paciente y los expertos apuntan a una “inmunidad híbrida” (vacunas más convalecencia) como la mejor herramienta para combatir el Covid.

Tedros Adhanom Ghebreyesus, director general de la OMS, sigue alentando la vacunación y mantiene la emergencia en la pandemia. Foto: EFE

La inmunidad natural contra la enfermedad severa (hospitalización o muerte) que otorga haber superado el Covid se mantiene “sólida” durante meses y es efectiva con todas las variantes del virus, según el metanálisis publicado en The Lancet.

En los meses posteriores a la infección, la inmunidad se mantiene en un nivel del 88 por ciento por encima, según el estudio sobre 65 investigaciones diferentes elaboradas en 19 países.

El trabajo sugiere que el nivel y la duración de la protección contra la reinfección, enfermedad sintomática y enfermedad severa es al menos comparable con la que ofrecen dos dosis de vacunas de ARN mensajero como las de Moderna y Pfizer en caso de variantes Alpha, Delta y Ómicron.

La comparación, sin embargo, parece contribuir desde su maniqueísmo a la fría estadística, ajena al contexto de que ambos recursos (vacunas e inmunidad natural) interactúan y se han retroalimentan como barrera contra el Covid. Es decir que, en rigor, resultaría abstracto -en términos salud pública- pensar uno sin el otro.

Muertes y vacunados por edad

En cuando la radiografía etaria de las últimas muertes por Covid en el país, el 42,2 por ciento de los 389 muertos registrados desde el 19 de noviembre pasado hasta el presente tenía más de 80 años. El 24,2 por ciento, entre 70 y 79. Los de 60 a 69 años representaron el 17,2 por ciento y 6,7 por ciento los comprendidos entre 50 y 59. El 15,2 por ciento tenía menos de 50.

Al mismo tiempo, en la Argentina el 27 por ciento de los mayores de 50 años todavía no se aplicó la tercera dosis contra el Covid. En la población en general, este primer refuerzo alcanzó apenas al 48,7 por ciento y en mayores de 18 años, al 60,5 por ciento.

PS

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS