22.2 C
Buenos Aires
HomeSociedad"Las víctimas de estafas virtuales no son solo los adultos mayores"

“Las víctimas de estafas virtuales no son solo los adultos mayores”

Las estafas a través del uso de recursos tecnológicos están cada vez más generalizadas y casi a diario son noticia fraudes bancarios mediante el hackeo de cuentas y claves, redes sociales clonadas o la transmisión de datos sensibles respondiendo a solicitudes de supuestos servicios bancarios o de organismos oficiales, los más comunes.

Y si bien no tienen la exclusividad, generalmente las víctimas son personas del segmento etario conocido como ‘adultos mayores’, jubiladas y muchas de ellas con poco o escaso conocimiento de las tecnologías que mueven prácticamente la vida de todos y permiten justamente esas estafas.

Hay en el mercado mucha oferta de instituciones que imparten cursos y talleres sobre conocimiento tecnológico. Una en particular, el Centro de Promoción del Adulto Mayor (Cepram) está dedicado precisamente a ese grupo etario y abrió las inscripciones para su ciclo lectivo que incluye, entre sus áreas, el conocimiento y aprendizaje del uso de tecnología.

En diálogo con PERFIL CÓRDOBA, la profesora del área de Informática y Tecnología del Cepram, Daniela Buyatti, lo aclara: “Esto no es algo subjetivo cultural de los adultos mayores, porque las tecnologías avanzan y ahora aparecen otros tipos de estafas. No es bueno decirle a la gente que no le va a pasar nada, cuando sabemos que con un llamado hackean la cuenta del home banking, le roban los datos. Por eso estos cursos, aprender todo eso, es también empoderarse, estar más seguro en el uso de la tecnología, pero también conocer más y evitar estafas, o por lo menos disminuir el riesgo, porque a cualquiera le puede pasar, pero mucho más a alguien que desconoce cómo funcionan las tecnologías. Cómo es un link; cómo una página oficial; cuándo le pueden pedir datos y cuándo no; qué datos se pueden pedir y dar, etc.”.

–La tecnología rige nuestras vidas.

–Sí. Todo esto tiene que ver con el paso histórico de lo analógico a lo digital y del papel a lo virtual. Y eso atraviesa hoy toda nuestra vida. Así como se hace imposible pensar nuestras vidas sin la electricidad, por ejemplo, no falta mucho para que no podamos pensar nuestras vidas sin internet o sin las tecnologías digitales. Pasa también por reconocer las ventajas que tienen esas tecnologías pero el problema es que no todos pueden disfrutar de esas ventajas y otros que, por no saber utilizarlas, no solo no las pueden aprovechar sino que no tienen acceso a un montón de derechos; por eso lo evaluamos también desde una perspectiva de derechos. Y no hablamos solo de adultos mayores, sino que también hay jóvenes que nunca han tocado una computadora o un teléfono inteligente.

–No todos cuentan con las herramientas adecuadas.

–Si hablamos de dispositivos, estos tienen que brindar la posibilidad de soportar todo lo que pasa hoy por un teléfono celular (internet, redes sociales, aplicaciones, etc.) y después el acceso a la red: hay mucha gente que puede tener un teléfono inteligente pero no tiene wifi y tiene que hacer todo con una conexión de datos móviles, que es mucho más cara e ineficiente.

Después hay un tema mucho más cultural, simbólico, educativo: puede tener internet, pero si no lo sabe usar tampoco le sirve, no puede acceder a todas sus ventajas, se siente inseguro afuera de todo esto. Hay toda una construcción cultural que trasciende el mero dispositivo y que tiene que ver con otro sistema de pensamiento, un pensamiento computacional que tiene otras características.

Por eso nuestros cursos tienen esa intención: acercar estas herramientas a los adultos mayores y en esto la principal tarea es sacarles el miedo. Lo que intentamos es arrancar de lo básico, que primero aprendan a conocer el sistema y el lenguaje tecnológico; cómo es el almacenamiento; que significa ‘guglear’; cómo se usa un correo electrónico; para qué sirven y la importancia de las claves, siempre con una orientación práctica.

Pero hay que aclarar que esto no les pasa solo a los adultos mayores, sino que muchas veces la trayectoria de vida de una persona no implicó un acercamiento o aprendizaje de estas tecnologías.

–¿Qué duración tienen los cursos?

–Son cursos cuatrimestrales, dos al año, de marzo a junio y de agosto a noviembre, una vez por semana dos horas. Termina el cuatrimestre y renovamos la propuesta para que el grupo se mantenga y sostener la relación vincular y reafirmar los conocimientos. Los cursos cuentan con alrededor de 15 a 20 alumnos, porque creemos que es el número que le permite al profesor acompañar el proceso individual que cada alumno hace. En general es gente de +60, pero también vienen personas de menos edad que tienen problemas para conocer y comprender la tecnología.

Finalmente, la licenciada Buyatti señaló: “Doy clases de tecnología desde 2017, pero desde la pandemia todos tomaron conciencia de la necesidad de poder usar la tecnología para no quedarse un poco afuera de casi todo, desde Netflix hasta el Whatsapp”.

Otros cursos y talleres.

Por su parte, Carla Arónica, directora del Cepram, precisó que se dictan diferentes cursos de informática: los de celulares, que tienen un inicial y de repaso; tecnología para simplificar la vida, que comprende desde el home banking hasta temática puntuales que son necesarias para trámites o temas específicos; computación, inicial y repaso, que se hace con notebook, ya sea las propias de los alumnos o las que provee el centro; hay otro programa que es individual, de un profesor con un alumno y sobre temáticas especiales como por ejemplo, cómo comprar viajes online, y Photoshop –recursos fotográficos– que es sobre cómo intervenir fotografías.

La propuesta del Cepram incluye más de 90 cursos, que están a cargo de un plantel de más de 80 profesores. Son siete áreas de interés que contemplan cursos y talleres de bienestar psicológico; bienestar físico; tecnologías; cognición; expresión artística; idiomas, y cultura y apreciación artística.

Las inscripciones están abiertas hasta el 2 de marzo y se pueden hacer de manera presencial en la sede de David Luque 430, barrio General Paz, o vía WhatsApp al 3518183922.

Charla sobre ciberestafas

En el marco de las jornadas de puertas abiertas ‘Viví el Cepram’, que se realizarán el 1 y 2 de marzo, el miércoles 1 a las 10 se llevará a cabo una charla sobre ciberestafas: ‘Estafas virtuales: ¿Cómo protegernos?’, a cargo de la fundación Technology with Purpose.

También te puede interesar

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS