22.2 C
Buenos Aires
HomeDeportesSubriel Matías, el temible rival del argentino Jeremías Ponce: fue baleado, estuvo...

Subriel Matías, el temible rival del argentino Jeremías Ponce: fue baleado, estuvo preso y mató a golpes a otro boxeador

El portorriqueño (18 victorias, 18 KOs, 1 derrota) pelea esta noche con el bonaerense por el título mundial superligero.

La carrera de Subriel Matías como boxeador tiene todos los condimentos para convertirse en novela. Nació en Puerto Rico hace 30 años y aunque probó en el beisbol, no mostró condiciones para ese deporte. Poco después de cumplir los 12 encontró en el box una práctica a su medida. A los 17 ya era amateur y subió más de una vez al ring a pelear borracho. Intentaron matarlo dos veces y debutó como profesional a los 23, poco tiempo después de recuperar su libertad, tras dos años preso. Su pelea más recordada es la que tuvo final trágico: su rival se desmayó y murió dos días después.

Esta noche irá por el título mundial vacante de la Federación Internacional de Boxeo (FIB) en la categoría superligero (hasta 64 kilos) ante el argentino Jeremías Ponce, en Estados Unidos.

Si no fue profesional antes, fue por el ritmo que llevaba su vida. A los 20 lo balearon por primera vez: intentaron matarlo y un proyectil se alojó en el glúteo y otro en el muslo derecho. Tras recuperarse, una ráfaga de AK-47 le pasó cerca y otra vez una bala lo alcanzó, esta vez en el muslo izquierdo. Dos meses más tarde, cayó preso. Nunca explicó por qué atentaron contra su vida ni los motivos por los que terminó en una cárcel durante dos años hasta que pagó una fianza.

En libertad, Matías comenzó su carrera con un knock out el 19 de diciembre de 2005 y le siguieron otras cinco peleas con el mismo resultado. De esa manera consiguió su primera salida al exterior: primero República Dominicana y después a Estados Unidos. A los 28 perdió su primera pelea. Fue ante Petros Ananyan, según las tarjetas. Ocho meses después tumbó a Malik Hawkins antes del último asalto. En su carrera se midió con algunos argentinos: Fernando “Vasco” Saucedo, en 2018, y Jonathan “Potro” Eniz, en 2019. Ninguno pudo con el portorriqueño.

Pero la noticia que más recorrió el mundo fue otra. En julio de 2019 se subió al ring de MGM National Harbor Oxon Hill, Maryland, para enfrentar a Maxim Dadashev. El ruso recibió una paliza y tuvo una conmoción cerebral. Mientras se retiraba del ring se desplomó y fue internado de urgencia en el Centro Hospitalario Prince George’s, donde murió dos días más tarde.

Dicen que quedó tan mortificado por lo sucedido que le costó prepararse de manera adecuada para el combate que le siguió a aquella tragedia, que fue casualmente esa solitaria derrota tras el fallo de las tarjetas ante Ananyan.

El ruso Maxim Dadashev, quien falleció tras una paliza de Matías. Foto AFP

La pelea de esta noche es para Matías el cierre de un círculo, ese que impidió un comienzo en el profesionalismo más joven, con intentos de asesinatos, la cárcel y hasta esa pelea trágica Dadashev. La oportunidad de ser campeón del mundo, lo hizo reflexionar.

“En octubre 10 del 2012 ingreso cárcel Federal recibiendo otro duro golpe en mi vida, en el cual me preguntaba y cuestionaba el ¿Por qué? Ignorando que Dios estaba trabajando en mi vida, fortaleciéndome de muchas maneras, pero impactando mayor mente mi mente, para hacerme fuerte ante la adversidad y encontrarme conmigo mismo. Pensé que mas nunca volvería a boxear. Salgo bajo fianza en abril luego de casi 2 años sin libertad y Dios me da la oportunidad de debutar el 19 de diciembre del 2015 y gracias al Padre Celestial 7 años y 2 meses mas tarde tendré la oportunidad de disputar el Título Mundial del IBF. A todo aquel que tiene sueños, nunca los abandones, los golpes son parte de la vida (SIC)”, publicó en su cuenta de Facebook.

La nueva versión de Matías está anclada a la religión. Encontró en ese espacio la serenidad que no tuvo en su infancia en Centroamérica y en una vida forjada a golpes de puño. “Cuando gane el 25 de febrero, solo será el comienzo de un año glorioso para el deporte puertorriqueño. No solo seré campeón mundial, sino que ojalá ganemos el Clásico Mundial (de Béisbol) para que todos podamos celebrar en grande”, se anticipó el boxeador.

Cómo ve a su rival argentino

“Ponce es un gran boxeador, lo compararía con Marcos Maidana. No veo mucha gente similar a él en el boxeo hoy día. Lo respeto tanto a él como a la Argentina. Pero mi objetivo es no dejar que esta pelea llegue hasta el último asalto”, anticipó.

“Estar en este lugar me ha ayudado a encontrar la paz y el enfoque que necesitaba para estar listo. He tenido un gran entrenamiento que me ha ayudado a prepararme para muchos estilos diferentes y he estado corriendo seis veces a la semana”, indicó sobre su preparación para la pelea trascendental.

Después de perder la única pelea en su historial con el ruso Ananyan, Matías se recuperó al detener a dos boxeadores previamente invictos, Malik Hawkins y Batyrzhan Jukembayev, para luego tomarse revancha ante Ananyan al derribarlo en el noveno round. Ahora es el turno del argentino Jeremías Ponce, un capítulo más en la vida del puertorriqueño.

Mas noticias
NOTICIAS RELACIONADAS